El Gobierno argentino se reunirá hoy con el directorio de YPF y con los representantes de Sacyr y Pemex en el país para obtener garantías de que una eventual batalla por el control de Repsol no afecte a las inversiones ni a la producción de la filial

La reunión fue convocada oficialmente el pasado viernes por el Ejecutivo argentino, que dispone de una acción de oro en YPF que le permite vetar operaciones que afecten a la propiedad de la petrolera o transferencias de derechos de producción.

En la convocatoria de la reunión, el Ejecutivo argentino ya adelanta que el objetivo del encuentro es que "las compañías informen y precisen a la brevedad si la modificación accionaria generaría algún tipo de impacto o variación en los planes de inversión y producción o algún otro tipo de cambio en YPF", indicaron a Europa Press en fuentes empresariales.

La reunión del consejo de administración de YPF, de carácter extraordinaria, ha sido convocada por el ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, a través del representante del Estado en la compañía.