La bolsa neoyorquina mantiene el tono festivo que acumula ya por tercera jornada consecutiva. Las últimas declaraciones adoptadas por la UE de cara a una recapitalización bancaria están ayudando, además, a inyectar certidumbre en los inversores americanos. Pero, sin duda, hoy el foco de atención permanece totalmente paralizado sobre las acciones de Apple tras el fallecimiento esta madrugada de la insignia de la compañía, Steve Jobs, a causa de un cáncer de páncreas que ha acabado con su vida a los 56 años.

No es la única compañía tecnológica en el punto de mira. Microsoft no ha guardado ni un día de luto por la muerte de Jobs y ha manifestado su intención nuevamente por comprar Yahoo, según informa la agencia Reuters. El gigante tecnológico podría estar buscando socios para acompañarle en esta operación. Las acciones del buscador de Internet se disparan en la preapertura un 8%.

Marcado por la tecnología, todo apunta a que Wall Street mantendrá las compras el día en que la noticia de la muerte de Steve Jobs inunda la red. Desde su vuelta al mercado bursátil, las acciones de Apple se han revalorizado un 9.000%. Hoy sus futuros cotizan con un recorte del 2%, en los 373 dólares. El índice que acoge a ambas compañías, el Nasdaq, se contagió ayer de un poderoso optimismo con una subida superior al 2,5%, para dar paso a ganancias del 1,6% en la preapertura.

En lo que respecta a los otros dos grandes índices americanos, el Dow Jones sube otro 1,15%, mientras que los futuros del S&P 500 lo hacen en similar proporción, un 1,08% arriba.

Tras el dato de ADP de ayer -91.000 nuevos empleos- que sorprendieron para bien a las mejores previsiones de los analistas, los inversores están pendientes del dato oficial de empleo de mañana para el que se prevén 410.000 nuevos trabajadores, frente a los 391.000 de la semana pasada.