La semana pasada nuestro selectivo cerraba a las puertas de la cota psicológica de los 9.000 enteros gracias a la mano firme –finalmente- de los líderes europeos no sólo sobre Grecia sino, además, de cara a una recapitalización bancaria respaldada, por cierto, por Wall Street con subidas más que significativas a lo largo de toda la semana. El Nikkei, primer indicador de este lunes, ha cerrado en positivo con un rebote del 1,5%.

A las 8:30 horas exactamente la Bolsa de Madrid se dejaba querer, incluso, por las pérdidas, pese a que los números rojos han durado poco. El Ibex 35 repunta a esta hora un 0,10% y se coloca en los 8.981 puntos dejando máxima indecisión de cara a la apertura.

Los futuros del Eurostoxx 50 rezan subidas superiores al 1% en línea con la Bolsa de Frankfurt con un repunte ligeramente superior del 1,2%. Por su parte, el Cac 40 abriría similar con una subida que rondaría el 1% de confirmarse la tendencia que marcan los futuros.

Lo que sí está claro a esta hora de la mañana es el cierre del índice de Tokio. El Nikkei ha cerrado en positivo con una subida del 1,5% y se coloca en los 8.879,60 puntos. Mientras, las acciones del fabricante japonés Olympus se hundieron hoy un 24% en la Bolsa de Tokio, arrastradas por la destitución por sorpresa el pasado viernes del presidente del grupo, el británico Michael Woodford. La ola de ventas hizo caer en un punto los títulos de Olympus hasta 1.561 yenes, su mínimo desde mayo de 2009, entre las dudas de los inversores sobre las perspectivas del grupo.

En el mercado de divisas, el euro estrena semana con caídas, hasta los 1,3846 dólares frente a los 1,3868 de la jornada anterior. El Banco Central Europeo (BCE) fijó el viernes el cambio oficial del euro en 1,3807 dólares.