En la actual situación del mercado – y con los mercados americanos habiendo roto soportes importantes – se hace imprescindible ver alternativas que permitan obtener rentabilidades alternativas. Sin embargo, no dejamos de lado la renta variable pero ¿por qué no invertir con estrategias no convencionales? Más allá de la compra y venta de acciones, especular con la volatilidad, aprovechando la caída del S&P500, o cubrir las posiciones con venta de opciones se antojan alternativas para los momentos difíciles del mercado. 

Los expertos confirman que los mercados están soportados por los bancos centrales. Las inyecciones de liquidez llevadas a cabo por las entidades monetarias tanto en Europa, como en Estados Unidos y Asia ha contribuido a elevar las plusvalías de los mercados de renta variable. Sin embargo, en la última semana hemos visto, con la ruptura de soportes importantes en Estados Unidos que, lo que a priori parecía bueno…no lo es tanto. El último informe de Saxo Bank sobre las perspectivas del último trimestre exponen que “la intervención extremista de los bancos centrales distorsiona los efectos de los indicadores de precios del mercado y aumenta la incertidumbre en los mercados financieros además de la economía real”.

Sobre esta base, la prima de riesgo de la renta variable y los diferenciales de crédito pierden valor para los inversores. Prevemos un crecimiento económico contenido a futuro, dado que la represión financiera continúa”, reconocen. En este entorno, ¿qué estrategia seguir? Fuera del típico “comprar y vender acciones”, les traemos aquellas estrategias “no convencionales” que en situaciones de incertidumbre de mercado pueden, sino dar buenos beneficios, intentar proteger la cartera. 


VIX, formas de protegerse contra el S&P500

La primera de ellas es la volatilidad. De todos es conocida la relación inversa que tiene el índice con el S&P500. José Luis Cava, analista independiente reconoce que el S&P500 sigue por debajo de la “recta directriz bajista perforada y del 1425. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que se dirija al 1395”. El Percentage Price Oscillator (PPO) del ratio “put/call” del DBOE Equities presenta lecturas claramente por debajo del nivel -10. Sin embargo, el inversor alemán, según la última encuesta de sentimiento se muestra claramente alcista. Es una situación confusa, pero vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 siga cayendo a corto plazo a pesar las lecturas extremadamente bajas del PPO del ratio “put/call” del CBOE.

Gráfico VIX frente S&P500 (6 meses, FUENTE: YAHOO FINANCE)

Si tenemos en cuenta esta caída, una estrategia “sería comprar VIX lo más cerca de 15 que podamos – sin utilizar apalancamiento financiero. En el último año nunca ha bajado de 13, incluso en el caso de hacerlo, en un entorno de largo plazo debería volver a subir por definición, ya que el mercado no se mueve en línea recta”, explica Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse. Si el mercado comienza a corregir – escenario más probable que maneja- “podría repuntar de forma vertical”.

Además, si la volatilidad aumenta “los fondos que invierten en ésta (fondos que están comprados en volatilidad a través de opciones) sería un producto ideal para cubrir posiciones”, reconoce José María Luna, director de análisis de Profim.

FONDOS RENTABILIDAD ANUAL (FUENTE: MORNINGSTAR)



Opciones, forma de protegerse frente a volatilidad
¿Les suenan las griegas? Son las fórmulas matemáticas de los traders para controlar el dinero que mueven en el mercado. Ricardo Sáenz de Heredia, analista de Options Elements, hace referencia a este tipo de complejos numéricos para introducir otra manera de saber jugar con la 'volatilidad' de los mercados. Más aún, en momentos como los actuales, existe, dice el experto, un tipo de volatilidad 'implícita' que es aquella que “el mercado prevé para la opción”. Es, de hecho, el único elemento imposible de calcular puesto que las opciones están conformadas por “el precio de subyacente, precio de strike, tipos de interés, dividendos y tiempo hasta vencimiento”.

Las opciones están consideradas por los inversores menos apetitosas cuando la calma reina en los mercados -cosa que obviamente no es el caso-. “Esto, junto con el hecho de que hay menos ‘miedo’ (volatilidad) en el mercado, abarata las opciones. La volatilidad implícita es un reflejo de la demanda que existe para las opciones.”

Sáenz de Heredia asegura que en situación de caída de los mercados, los inversores optan por comprar opciones put para cubrir sus posiciones. “al comprar las puts como cobertura de nuestra posición larga en los futuros es comprar también volatilidad. Si el mercado baja y sube la volatilidad, que es lo que suele ocurrir, las puts se disparan en precio como consecuencia de su componente de vega. Una forma muy rentable de ganar mucho dinero en las bajadas del mercado.”


Los pares, juego de enfrentar posiciones

Las estrategias de pares están consideradas una forma común de obtener rentabilidades elevadas. “ Hay situaciones que pueden hacer que dos activos tengan comportamientos distintos, a pesar de que históricamente su evolución haya sido muy similar”, afirma José Herrero, de CMC Markets. Es el caso, comenta, de lo que sucede con empresas que, aún perteneciendo a un mismo sector, pueden ver lastrada su cotización a raíz de una mala presentación de resultados o de índices nacionales donde sobra comentar la situación de riesgo país que arrastra el Ibex 35. “Es una forma útil de seguir teniendo exposición al mercado pero reduciendo el riesgo, ya que no tenemos exposición direccional sino que estamos "apostando" a la disminución de la desviación histórica entre los activos seleccionados, comprando uno y vendiendo otro, siempre que estén correlacionados”, asegura Herrera.

Un ejemplo de ello podría ser enfrentar Ibex 35 frente al Eurostoxx50. “Haciendo un cociente entre las cotizaciones de ambos índices, encontramos que los 7.781 (cotización del Ibex 35 ) / 2.478 (cotización del Eurostoxx)” alberga una relación de '3' aproximadamente. Esa es la proporción a mantener, esto es, “comprar 1 Ibex y vender 3 Eurostoxx (o vender 1 Ibex y comprar 3 Eurostoxx), 2 a 6, 3 a 9, y así sucesivamente”. Otros ejemplos de 'pares' pueden ser “BBVA & BSCH o Telefónica & France Telecom”.


CFDs, cuestión de proporciones

Se trata, en esta ocasión, de cubrir carteras. Herrera pone de ejemplo un portfolio tipo de 1.000 acciones de Repsol y 500 de Telefónica. “Hemos de vender por tanto 1.000 CFD de Repsol y 500 CFD de Telefónica”, afirma. “Si el mercado cae, nuestros CFDs se revalorizan en la misma proporción; si sube, perderíamos el valor del margen depositado”.