La mayoría de los inversionistas globales predicen que al menos un país saldrá de la zona euro dentro de cinco años y que Grecia e Irlanda se declararán en default.

Por ende, el sentimiento de presión se intensifica sobre los encargados para formular políticas que fortalezcan el mercado de deuda.

El 59% de los encuestados por Bloomberg en el Foro Mundial de Economía, creen que una o más de las 17 naciones del euro habrá salido de la Eurozona en 2016, incluso un 11% de los encuestados consideran que veremos una salida en los próximos12 meses. Los encuestados estaban divididos sobre si Portugal se declararía en default, mientras que la mayoría expresó su confianza en España.

Tal pesimismo pone de relieve la urgencia de la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy de buscar nuevas maneras de aplacar a los inversores después de que casi 1 billón de dólares de apoyo financiero de emergencia no haya logrado calmar a los mercados. La difícil situación de Europa ocupa un lugar destacado en la agenda de la conferencia en la estación de esquí suiza de Davos, donde Merkel, Sarkozy y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, se encuentran, entre otros 2.500 funcionarios, banqueros y economistas.

"Los problemas en Europa se han abordado, pero sólo con una 'curita' ", dijo Ted Jarvis, vicepresidente senior de la Compañía de Indiana Trust Company. "Varios miembros del euro no han seguido las políticas correctas cavando un hoyo profundo."