El gobierno alemán se propone acelerar su proceso de consolidación presupuestaria.

Hasta el año 2015, el déficit alemán deberá reducirse hasta 13.300 millones de euros. Para este año, se espera todavía un déficit de menos de 40.000 millones y para 2012 de 31.500 millones de euros.