Air France-KLM salió de los números rojos en su ejercicio contable finalizado el pasado 31 de marzo y logró 613 millones de euros de beneficios

Air France-KLM atribuyó estos resultados a las "acciones estratégicas" que lanzó hace un año y que van a tener continuidad.

El beneficio, tras los 1.559 millones de euros de pérdidas del pasado ejercicio, tuvo que ver esencialmente con la plusvalía de 1.030 millones de euros realizada con la cesión en su filial Amadeus, explicó Air France-KLM en un comunicado.

El resultado de explotación fue positivo de 122 millones de euros, tras los 1.285 millones negativos hace un año, y eso pese a que la factura de carburante se incrementó en 1.000 millones de euros debido a la escalada del precio del petróleo.

La facturación se incrementó un 12,5 % hasta 23.615 millones de euros, mientras que los gastos de explotación subían un 5,4 % hasta 23.490 millones y sobre todo por el alza del carburante.