ACS, a través de su filial, Cimic se ha adjudicado en consorcio obras de ampliación del aeropuerto australiano de Brisbane, que abarcan la construcción de una nueva pista, por un importe de 400 millones de dólares australianos (unos 270 millones de euros).

Según recoge Europa Press citando a la compañía, el contrato, logrado en alianza con BMD Construction, consiste en construir una nueva pista de 3,3 kilómetros de longitud.

El contrato también incluye calles para la circulación de aviones que suman 12 kilómetros, y otras infraestructuras como dotaciones de iluminación, señalización, drenaje y paisajismo, entre otras.

Las obras comenzarán en las próximas semanas con el fin de que estén concluidas en 2020.