Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran descensos, después de que en la sesión de ayer Wall Street cerrase con subidas en torno al 2%, con lo que continúa la volatilidad en el mercado estadounidense.

Los futuros de Wall Street registran descensos después de que ayer el mercado estadounidense tuviera una sesión con fuerte volatilidad, aunque cerró con claras subidas, superiores al 2% para el Dow Jones, que recuperó la mitad de lo que cayó en la jornada anterior.

Así, en la sesión de ayer, Wall Street cerró con ganancias y el Dow Jones subió un 2,33%, hasta 24.912,77 unidades, después de una volátil jornada que lo hizo oscilar en un rango de más de 1.100 puntos. El S&P 500 avanzó un 1,74% o 46,20 puntos, hasta 2.695,14 enteros. Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, subió un 2,13% o 148,36 puntos, hasta 7.115,88 enteros. Fue una jornada volátil desde la apertura, con retrocesos de más del 1,50% para los tres indicadores.

Los analistas de Alphavalue explican que la volatilidad se ha adueñado de los mercados. El VIX tocó máximos desde el 2015 (máximo de 37,32%). “Esta volatilidad no nos parece que esté justificada por un cambio de escenario fundamental en los mercados y aprovecharíamos esta oportunidad para invertir con una visión a medio plazo. Las mejoras macro, micro y el respaldo de los bancos centrales, no han cambiado”, añaden.

Hoy, los futuros del Dow Jones bajan un 0,16%, los del S&P 500, un 0,35% y los del Nasdaq, un 0,27%, después de haber llegado a registra descensos en torno al 1%.

Ayer, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó otra ley de financiación temporal para evitar el cierre de las agencias del Gobierno federal, horas después de que el presidente Donald Trump dijese que le encantaría una paralización si la medida no incluye propuestas sobre inmigración.

En una nueva señal de la incapacidad del Congreso controlado por los republicanos para hacer las tareas más básicas, la Cámara baja aprobó por 245 votos a favor y 182 en contra el proyecto de ley para extender la financiación de la mayoría de las agencias federales hasta el 23 de marzo.

La agenda de la jornada no plantea datos macro relevantes. Sin embargo, varios medios de la Reserva Federal tomarán la palabra a lo largo del día. Así, harán declaraciones el presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, el de la Fed de San Francisco, John Williams, el de la Fed de Chicago, Charles Evans, y el de la Fed de Nueva York, William Dudley.

Mientras tanto, continúa la presentación de resultados empresariales en EEUU. Ayer, tras el cierre de la sesión presentaron sus cuentas Walt Disney y Snap.

Snap, matriz de la red social de videos efímeros Snapchat, contabilizó pérdidas atribuidas por valor de 3.445 millones de dólares al cierre del ejercicio fiscal 2017, lo que supone casi multiplicar por siete los 'números rojos' registrados un año antes, cuando se situaron en 514 millones de dólares. No obstante, la cifra de negocio de Snap se duplicó durante los doce meses finalizados el pasado 31 de diciembre, hasta situarse en 825 millones de dólares, un 105% más que en el conjunto del año 2016, impulsada fundamentalmente por la publicidad.

Antes de que comience la sesión en EEUU, las acciones de Walt Disney suben un 2,85%. Ayer la compañía presentó los resultados de su primer trimestre fiscal, periodo en el que obtuvo unas ventas por valor de 15.351 millones de dólares, lo que supone un incremento del 4% en comparación con los tres primeros meses del año anterior. El beneficio por acción ajustado subió hasta los 1,89 dólares desde los 1,55 dólares anteriores, por encima de lo esperado. Está aún pendiente del cierre de su multimillonaria operación para hacerse con buena parte del consorcio 21st Century Fox, una adquisición que anunció el pasado diciembre por 66.100 millones de dólares.

Con 284 compañías del S&P 500  publicadas el incremento medio del beneficio por acción es del 13,91% frente al 11 % estimado antes de la publicación de la primera compañía. De ellas, el 76,8% bate las expectativas, el 8,8% se mantiene en línea y el restante 14,4% decepciona.