Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran ganancias antes de que dé inicio la última sesión de una semana de nuevo marcada por las posibles subidas de tipos y los rendimientos de los bonos.. Así, a falta de lo que suceda hoy, el Dow Jones y el S&P 500 acumulan pérdidas semanales del 1%, con el índice industrial por debajo de los 25.000 puntos.

Los futuros del Dow Jones suben un 0,54%; los del S&P 500, un 0,44% y los del Nasdaq, un 0,50%, después de que Wall Street cerrase la sesión de ayer con tendencia mixta.

El Dow Jones subió un 0,66%, y el S&P 500, un 0,10%  mientras que el Nasdaq se dejó un 0,11%.

El Dow, que subió más de 350 puntos y luego se moderó, aprovech un nuevo dato económico para intentar recuperarse de los dos días anteriores, al conocerse que las solicitudes de subsidio de desempleo en EEUU bajaron la semana pasada hasta 222.000, en mínimos de 45 años.

El analista de IG, Sergio Ávila, explica que “desde el comienzo de la sesión los índices comenzaron en positivo, debido a los comentarios del presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, quien expresó que los legisladores deben tener cuidado de no aumentar las tipos demasiado rápido porque eso podría desacelerar la economía”.

A pesar de ello, los índices acabaron lejos de los máximos de la sesión, la cautela se impuso en los inversores debido a que es probable que entremos en un entorno de tipos de interés crecientes.

Los participantes del mercado aún esperan que la Fed suba las tipos tres veces este año, comenzando con su próxima reunión el 21 de marzo. Los futuros sobre fondos federales anticipan hoy una subida el mes que viene con una probabilidad del 83,1%.

“Los bancos centrales podrían comenzar a ajustar la política monetaria y aumenten los costes de endeudamiento, perjudicando los beneficios corporativos y mermando las perspectivas que se esperaban de otro año sólido de crecimiento económico global”, explica Ávila.

Los rendimientos del bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años se alejaron de los máximos alcanzados el miércoles de más de cuatro años, la rentabilidad bajó desde el 2,941% hasta el  2,9225%.

El analista de IG considera que “a pesar de los aumentos de tipos, muchos analistas esperan que el mercado bursátil pueda absorberlas siempre que los datos económicos continúen siendo favorables y el ritmo del aumento no sea excesivo”.

En una jornada sin referencias relevantes al otro lado del Atlántico, en el apartado empresarial destaca que, según The Wall Street Journal, un antiguo presidente de General Electric hizo un mal diagnóstico de la situación y eso llevó a poner encima de la mesa unas previsiones demasiado optimistas. Por otro lado, la agencia Reuters también ha desvelado que el acercamiento de la compañía a la creación de energía eléctrica por medio de combustibles fósiles no está dando resultado.

Antes de la apertura de la sesión en Wall Street, el euro se cambia a 1,230 dólares.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent baja un 0,12%, hasta los 66,28 dólares, mientras que el West Texas estadounidense  cede un 0,13%, hasta los 62,69 dólares por barril.