Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York se dividen entre los leves descensos y las ligeras pérdidas en la preapertura, a la espera de que dé comienzo el aluvión de datos que tendrá lugar al otro lado del Atlántico.

Así, el Dow Jones sube un 0,01%; mientras que el S&P pierde un 0,07% y el Nasdaq, un 0,05%, después de que Corea del Norte haya disparado un nuevo misil que ha sobrevolado Japón, después de que hace unos días la ONU impusiera unas duras sanciones al régimen de Kim Jong-un por su última prueba nuclear.  Sin embargo parece que no ha causado un gran impacto en los mercados.

En la sesión de ayer, el Dow Jones con un nuevo récord por tercera sesión consecutiva, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq retrocedieron desde máximos históricos alcanzados el miércoles. Los tres indicadores registran subidas de entre el 1,1% y el 1,9% en el acumulado semanal, a la espera de lo que suceda hoy.

Durante la sesión, al otro lado del Atlántico tendrá lugar la publicación de varias referencias macroeconómicas.

Y es que hoy en EEUU se darán a conocer las ventas al por menor anticipadas de agosto, que podrían registrar una desaceleración (al crecer un 0,1% desde el 0,6% anterior); además de la encuesta manufacturera NY de septiembre (previsión de 18 frente a 25,2 anterior), la producción industrial mensual de agosto (se espera un crecimiento del 0,1%, una décima menos) y, por último, se dará a conocer el Índice de confianza de consumidor de la Universidad de Michigan preliminar de septiembre, con una previsión de 95 puntos, desde los 87,7 puntos anteriores.

Ayer, se publicó que el IPC subió en agosto al 1,9%, lo que ha elevado la probabilidad de que se produzca una subida de tipos en la reunión de la Reserva federal de diciembre hasta el 51%, frente al 40% de antes de que se publicara el dato.

En el plano empresarial, Oracle presentó ayer sus cuentas tras el cierre de mercado, superando las previsiones del consenso tanto en ingresos (2% mejor de lo esperado) como en BPA (+2,5%).

A pesar de que eso, las acciones de la compañía, que se sitúan en máximos históricos tras apreciarse un 40% en lo que va de año, pierden un 3,96% en la preapertura.