La sesión en Estados Unidos está condicionada por los resultados empresariales y la digestión que están haciendo los inversores de los mismos. Son muchos los valores importantes que han dado resultado y están moviendo bastante a los sectores implicados.
 
Para ilustrar el caso anterior, tenemos al sector del SP 500 de materiales que es el mejor del día con un incremento del 1,73% pero es porque Du Pont es uno de los que más está metiendo puntos al Dow Jones  y es el que más pesa en ese sector.

Por otro lado, todo el mundo está pendiente de la evolución de los datos de las ventas de viviendas en Estados Unidos para ver si el cliente se ha visto asustado por el encarecimiento de la financiación. Hoy hemos tenido que la venta de viviendas de segunda mano ha bajado más de lo esperado y siempre un descenso en estas circunstancias pone al mercado en alerta.

El índice de directores de compra de Estados Unidos de manufacturas queda mejor de lo esperado y parece que concuerda con las esperanzas que tiene el sector de cara a las políticas de Donald Trump. En este sentido, los mismos datos en Europa han quedado ligeramente negativos.

Los principales fabricantes de automoción de Estados Unidos han tenido una reunión con el nuevo presidente y no han dejado pasar la ocasión para aplaudir todas sus medidas, en una actitud que denota sumisión sabiendo que sobre sus cabezas cabe la posibilidad de un enfrentamiento económico con el gobierno y eso no lo desea nadie.

En Europa la mayoría de súper sectores están en positivo teniendo encabezada el incremento del 3% del súper sector de recursos básicos que sigue teniendo en la cabeza los estímulos que puede poner en marcha Estados Unidos y además el liderazgo económico de China en la zona de Asia al haber desaparecido de la zona Estados Unidos al abandonar el tratado de libre comercio del pacífico.

El súper sector bancario en Europa sube 0,77% por un buen comportamiento de los bancos españoles esperando los resultados que comienzan mañana.

El súper sector de telecomunicaciones es el más dañado con un descenso cercano al 3,3% por ese mal profit warning de BT por más cargas de lo esperado en su negocio italiano.