Fuertes subidas a estas horas de las bolsas europeas, ante la interpretación que ha hecho Wall Street del pésimo dato de empleo publicado el viernes.


 
 
Se ha decidido que “mejor porque así no suben los tipos de interés” y en esas estamos.
 
 
Además hay que añadir que la actividad de fusiones y adquisiciones está en todo lo alto de nuevo, con la compra de TNT Express por parte de FeDex.
 
 
Y por supuesto no olvidemos, que en Europa las estructuras de fondo siguen siendo totalmente alcistas, por lo que no tiene nada de raro, que se esté subiendo una vez más.
 
 
Especial atención al Ibex que está pasando la pequeña resistencia que tenía en 11.600 y el objetivo ya son los 12.000 puntos.
 
 
Las historias de Grecia, cada día que pasa siguen teniendo menor incidencia real en el mercado.
 
 
Con estas interpretaciones del dato de empleo, el dólar debería debilitarse finalmente, aunque la realidad es que hoy el euro vuelve a bajar con fuerza.
 
 
Los operadores en divisas no solo están pendientes del cruce del euro contra el dólar. Durante el fin de semana hay muchos artículos sobre el cruce del euro contra el franco suizo. Hay mucha gente esperando, principalmente otra nueva subida del franco y más tras ver los niveles importantes en los que se mueve. Ojo con el 1,04. Vean este gráfico de Visual Chart que he preparado:




 
 
 
Como ven tras el francoggedon, debido a la torpe actuación del banco central suizo, que podía haber hecho lo mismo, pero de otra manera, rebote que se ha parado exactamente en el 50% de retroceso de Fibonacci, y ahora soporte clave en 1,04. Perderlo es perder también el retroceso de Fibonacci del 38,2% de toda la gran caída anterior que estaba actuando como soporte y parece tener mucho espacio vacío por debajo. Por fundamentales parece más lógico que el franco que baje…
 
 
En este artículo de Futures magazine también se habla de este tema y detecta más figuras:
 
 
3 reasons to look at the euro/swiss right now

 
 
Vean este gráfico que aparece en el artículo:




 
 
 
A tener, desde luego en cuenta, también este punto de vista.
 
 
Veamos ahora unas interesantes tablas. Se trata de usar una estrategia sencilla de tener siempre en cartera 50% de la misma en bonos y 50% en valores.




 
 
 
Y veamos cómo se comporta ahora en tiempos difíciles:



 
 
 
No está nada mal, pueden leer más cosas sobre este tema en este artículo:
 
 
A Historical Look at a 50/50 Portfolio
 
 
 
 
 
 
Hablemos hoy de historia bursátil.
 
 
Las bolsas siempre se han intentado manipular. Desde que existen hasta la fecha.
 
 
Una de las manipulaciones más sonadas de la historia, causó uno de los crash más duros que se recuerdan, aunque no se hizo tan famoso como el del 29, o el del 87, pero no fue menos terrible. Me refiero al que se conoce como pánico de 1.907.
 
 
Y todo empezó por una manipulación. Lo pueden ver en esta cita de la Wikipedia.
 
 
El pánico de 1907 comenzó con un esquema de manipulación de acciones para arrinconar el mercado en la United Copper de Fritz August Heinze. Heinze había hecho una fortuna como magnate del cobre en Butte (Montana). En 1906, se mudó a la ciudad de Nueva York, donde formó una relación cercana con el famoso banquero de Wall StreetCharles W. Morse. Morse había arrinconado exitosamente el mercado del hielo en la ciudad de Nueva York y, junto con Heinze, ganó el control de muchos bancos: por lo menos, seis bancos de nivel nacional, diez bancos de nivel estatal, cinco compañías fiduciarias y cuatro aseguradoras.13

 
El pánico comenzó en el mercado de valores que tenía lugar fuera de la Bolsa de Nueva York; este mercado limitado se convirtió más tarde en la American Stock Exchange.

El hermano de Heinze, Otto, ideó el esquema para arrinconar las acciones de United Copper, creyendo que la familia Heinze ya controlaba la mayor parte de la compañía. Una cantidad significativa de las acciones de Heinze habían sido tomadas en préstamo y Otto creyó que muchas de ellas habían sido prestadas a inversionistas que esperaban que el precio de las acciones caería y que, por tanto, podrían recomprar las acciones prestadas más baratas, guardándose la diferencia (una técnica conocida como venta corta). Otto propuso una short squeeze, en la cual los Heinze comprarían agresivamente tantas acciones como fuera posible y, luego, forzarían a los vendedores cortos a pagar por sus acciones prestadas. La compra agresiva elevaría el precio de la acción y, al no poder encontrar acciones en otra parte, los vendedores cortos no tendrían otra opción que acudir a los Heinze quienes pondrían el precio a las acciones.14
Para financiar este esquema, Otto, Augustus y Charles Morse se reunieron con Charles T. Barney, presidente del tercer fondo fiduciario más grande de la ciudad, la Knickerbocker Trust Company. Barney había proporcionado financiamiento para esquemas previos de Morse; sin embargo, Morse advirtió a Otto que necesitaba mucho más dinero del que tenía y Barney declinó otorgar financiamiento.15 Otto decidió intentar el arrinconamiento de todas maneras. El lunes 14 de octubre comenzó a comprar agresivamente acciones de United Copper, cuyo valor pasó en un día de $39 a $52 por acción. El martes convocó a los vendedores cortos a devolver las acciones prestadas. El precio por acción se incrementó a casi $60, pero los vendedores cortos fueron capaces de encontrar muchas acciones de United Copper de otras fuentes fuera de los Heinze. Otto había interpretado mal el mercado y el precio de las acciones de United Copper empezó a colapsar.16
La acción cayó a $30 el martes y cayó a $10 para el miércoles. Otto Heinze estaba arruinado. Las acciones de United Copper fueron comercializadas fuera de la Bolsa de Nueva York, literalmente en un mercado al aire libre, "en la acera" (este mercado secundario se convertiría más tarde en el American Stock Exchange). Tras el colapso, The Wall Street Journal informó que "nunca ha habido tales escenas salvajes en la acera, por lo que dicen los veteranos más antiguos del mercado exterior".17


Propagación del contagio


El fracaso en el arrinconamiento dejó a Otto incapaz de cumplir con sus obligaciones y mandó a la casa de corretaje, Gross & Kleeberg, a la bancarrota. El jueves 17 de octubre, la Bolsa de Nueva York suspendió los privilegios de intercambio de Otto. Como resultado del colapso de United Copper, la caja de ahorros de Butte, Montana (propiedad de F. Augustus Heinze) anunció su insolvencia. El banco de Montana había mantenido las acciones de United Copper como garantía contra algunos de sus préstamos y había sido sucursal del Mercantile National Bank en la ciudad de Nueva York, del cual F. Augustus Heinze era entonces presidente.

 
A partir de ahí las quiebras bancarias eran en cadena, no había como ahora un banco central que diera la liquidez necesaria. Y gracias que el asunto se paró porque JP Morgan gastó una fortuna en inyectar liquidez y convenció a otros banqueros de Nueva York de que hicieran lo mismo.
 
 
 
Una foto de la época con la gente formando cola en los bancos:



 
 
 
 
Aquí tienen un gráfico que compara el pánico de 1907 con la gran caída del Dow Jones que se inició en 2007:



 
 
 
Como ven siguieron un patrón similar.
 
 
Esta era una portada del The New York Times en 1907, narrando lo que estaba pasando.

 
 
En fin no aprendimos nada, manipulaciones en 1907 y 2007, unos con acciones de mineras, otros con las subprime y demás, llevan a la quiebra de un gran bróker y se monta el Belén…todo igual…pero seguro, seguro, que la próxima vez será diferente…sí, siempre lo es…¿verdad?