Ultimo Informe Mensual del ECB....

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesBCE/BoletinEconomicoBCE/2015/Fich/bebce1505.pdf

En definitiva...

Se espera que, tras haber perdido algo de impulso a principios de 2015, la economía
mundial retome su senda de moderada recuperación, con diferencias notables entre
regiones. En Estados Unidos y el Reino Unido existen indicios de un repunte de la
actividad, mientras que en Japón los indicadores disponibles señalan unas
perspectivas de crecimiento más ligero, tras la fuerza del primer trimestre. En China,
los datos recientes indican una reactivación de la expansión económica en el segundo
trimestre, aunque la caída de las cotizaciones ha incrementado la incertidumbre.
El impulso del comercio mundial continúa siendo débil, debido principalmente a la
caída del comercio en las economías emergentes. La inflación mundial se mantiene
baja, contenida por los descensos previos del precio de la energía.

La evolución reciente de los mercados financieros de la zona del euro ha estado
marcada por un incremento de la volatilidad, debido sobre todo a la mayor
incertidumbre en torno a las negociaciones entre Grecia y sus acreedores oficiales.
Aunque los precios de las acciones de la zona del euro han aumentado, con
carácter general, desde principios de junio, en las últimas semanas se han
registrado algunas oscilaciones pronunciadas. Al mismo tiempo, los rendimientos
de la deuda pública a largo plazo de la zona del euro permanecieron, en conjunto,
prácticamente sin variación en niveles más elevados que los mínimos históricos
registrados recientemente, a mediados de abril. Los diferenciales con respecto
al rendimiento del bono alemán se redujeron en Italia, España y Portugal, y se
mantuvieron básicamente estables, en conjunto, en el resto de los países de la zona
del euro, salvo Grecia. El tipo de cambio del euro se depreció en términos efectivos.
Se ha confirmado que el crecimiento intertrimestral del PIB real de la zona del euro
fue del 0,4 % en el primer trimestre de 2015. El crecimiento estuvo impulsado por
la demanda interna, que se apoyó en las sólidas aportaciones del consumo privado
y, ahora, también de la inversión. Los últimos datos de las encuestas, disponibles
hasta junio, siguen siendo coherentes con un mantenimiento de la tendencia de
crecimiento moderado en el segundo trimestre. De cara al futuro, se espera que
la recuperación de la economía continúe generalizándose. La demanda interna
debería verse respaldada por las medidas de política monetaria del BCE y por su
efecto favorable en las condiciones de financiación, así como por los progresos
logrados en la consolidación fiscal y en las reformas estructurales. Asimismo, los
bajos precios del petróleo deberían seguir reforzando la renta real disponible de los
hogares y los beneficios empresariales, favoreciendo, en consecuencia, el consumo
privado y la inversión. Además, la demanda de exportaciones de la zona del euro
debería beneficiarse de las mejoras de la competitividad-precio.

La inflación tocó fondo a principios de año y ha vuelto a valores positivos en los
últimos meses. La inflación interanual medida por el IAPC experimentó un ligero
descenso en junio, hasta el 0,2 %, frente al 0,3 % registrado en mayo. Sobre
la base de la información disponible y de los precios de los futuros del petróleo
vigentes, se espera que continúe siendo reducida en los próximos meses y aumente
hacia finales de año, debido en parte a efectos de base asociados a la caída que
experimentaron los precios del petróleo a finales de 2014. Se prevé que las tasas
de inflación sigan repuntando en 2016 y 2017, respaldadas por las expectativas
de recuperación económica, el impacto de la depreciación del euro y el supuesto
incorporado en los mercados de futuros de un ligero incremento de los precios del
petróleo en los próximos años.

El crecimiento de los agregados monetarios estrecho y amplio continuó siendo sólido.
En un entorno de bajos tipos de interés, el cambio de composición de las carteras
está impulsando el crecimiento de M3, y la contribución de los depósitos
a la vista a este crecimiento sigue siendo considerable. La dinámica crediticia ha
seguido mejorando, aunque se mantiene débil, en especial en el caso de los
préstamos a las sociedades no financieras. Los tipos de interés del crédito bancario
volvieron a disminuir, y la encuesta más reciente sobre préstamos bancarios en la
zona del euro apunta a nuevas mejoras de las condiciones de concesión y de la
demanda de crédito. Asimismo, la fragmentación de la demanda de crédito entre
países se redujo y las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo
específico ayudaron a mejorar las condiciones de oferta de crédito. En general, las
medidas de política monetaria que ha puesto en marcha el BCE desde junio de 2014
están contribuyendo claramente a la mejora tanto de las condiciones de financiación
de las empresas y los hogares, como de los flujos de crédito en toda la zona del euro.

De cara al futuro, el Consejo de Gobierno continuará realizando un atento
seguimiento de la situación de los mercados financieros, así como de las posibles
implicaciones para la orientación de la política monetaria y para las perspectivas de
estabilidad de precios. Si algún factor condujera a un endurecimiento injustificado
de la política monetaria, o si las perspectivas de estabilidad de precios fueran a
verse alteradas significativamente, el Consejo de Gobierno utilizaría todos los
instrumentos dentro de su mandato para responder a tal situación.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España