Se espera una apertura ligeramente alcista en Estados Unidos gracias a esos acuerdos en materia de defensa con Arabia Saudita, pero ahora que la temporada de resultados está ya empezando a relajarse, se siguen buscando motivos atacar los máximos anuales.

Comenzamos una nueva semana en los mercados norteamericanos y la verdad es que nos estamos quedando sin factores de movimiento de ese tipo que suelen dar unas ganancias intradía enormes.

La temporada de resultados ya van aflojando, los grandes nombres ya no están en el candelero y los puntos principales de movimiento se colocan directamente en la evolución de la situación macroeconómica y la situación política.

Con respecto a Donald Trump, tenemos una buena noticia para el sector defensa y es ese acuerdo por cerca de 100.000 millones de dólares con Arabia Saudita, así que todos los valores implicados tienen apoyo, por lo que especialmente deberemos vigilar el comportamiento de Boeing, miembro del Dow Jones.

En poco menos de una hora tendremos a miembros de la Reserva Federal haciendo comentarios, por lo que los titulares pueden mover mercado. Recuerden que ahora mismo seguimos sin tener encima de la mesa las promesas realizadas de Donald Trump, por lo que el principal movimiento de la economía está del lado del ciclo de subidas de tipos de interés que tiene la Reserva Federal. Por el momento la economía sigue su paso, no hay alteraciones enormes, pero si siguen subiendo los tipos de interés a ritmo constante, es el frenazo se va a notar en algún momento.

Además, el dólar sigue perdiendo fuerza contra el euro y además ese indicador del riesgo que es el dólar yen no está mejorando, así que es un punto negativo.

Hablando de divisas, debemos tener en cuenta que el riesgo político ha vuelto a España, una de las economías más grandes de la zona euro. Todo el mundo está pensando que nuestro país puede tener problemas de crecimiento si la inestabilidad se asienta en el país, lo que nos acercaría más a Italia que Alemania. Si el riesgo político aumentase en exceso, volverían otra vez las dudas sobre el proyecto europeo y la moneda única, algo que afectaría directamente su cotización en el peor de los casos, dando otra vez presión alcista al dólar.

En el aspecto técnico, hay un poco más de buenas noticias que el viernes pasado, porque esta vez ya tenemos a más índices por encima de la media de 50 sesiones, quedando solo por debajo el Dow Jones de transportes que está marcando como soporte la media de 200.

Dado que todos ellos cerraron lejos de máximos, tenemos un punto negativo en forma de karakasa invertida tanto en el Nasdaq como el Dow Jones de transportes, lo que hace que sea vital poder romper los máximos cuanto antes para eliminar esa sensación de frenazo y ventas justo en el punto más alto del rebote.

Luis Javier Diez.