Se espera una apertura alcista en Wall Street por nuevas subidas del precio del crudo pero algunos índices importantes llegan a zonas de relevancia técnicamente hablando y los resultados de Wal Mart no ayudan, por lo que debemos estar atentos para saber si hay tentación de recoger beneficios o se toma como positiva la rebaja de crecimiento de la OCDE como parapeto para que la FED no se le ocurra subir tipos.
 
 
Estamos a punto de comenzar una sesión en Estados Unidos en donde el epicentro de absolutamente todo sigue siendo ese rebote de los precios del crudo que continúa a esta hora.
 
Está subiendo hoy nuevamente. Vean cómo está su gráfico al cierre de ayer. La muestra de interés comprador en los mínimos del año sigue activa y estamos ya tentando seriamente la parte alta del canal bajista:

wti

 
Pero lo anterior también se nota en el Brent. Sigue los pasos del WTI pero vean el gráfico adjunto del crudo de referencia en Europa a meses. Como se puede ver, durante enero nos colocamos por debajo de los últimos mínimos de referencia pero cerramos lejos de los mínimos de enero, lo que nos dejó una clara muestra de interés comprador en forma de karakasa con el volumen más alto en muchos años, por lo que debemos estar muy atentos:

bret

 
Con lo anterior en mente, los bancos centrales siguen inmersos en sus diatribas a la hora de que hacer para apoyar la economía. El Banco de Japón lo que ha pedido es que dada la situación actual, cuando llegue el momento, y sea necesario, todos los bancos centrales tomen decisiones y acciones de forma coordinada para evitar turbulencias. Además, el Banco Central Europeo en su acta de la última reunión muestra claramente que hay preocupación por los efectos secundarios de tener un precio del crudo tan bajo y quiere asegurarse de que todo el mundo sigue la línea de no poner límites a la utilización de los instrumentos a su alcance, en clara alusión a la distinta visión sobre los bajos precios del crudo que tiene Alemania.
 
La Reserva Federal es la que se encuentra en una encrucijada mayor ya que su intención es la de subir los tipos de interés de forma gradual porque considera que los efectos negativos para la perspectiva de la inflación son temporales. A esto ayuda a ese acuerdo de algunos países productores para congelar la producción, cosa que ha tenido el visto bueno de otros productores, pero la impresión es que no ayudará a mejorar el precio del crudo porque la producción sigue siendo muy alta.
 
En resumidas cuentas, a medio plazo no parece que la presión negativa sobre la inflación vaya a tener remedio, pero tal como hemos visto los gráficos anteriores, sí parece que se haya establecido un determinado suelo, aunque no haya garantías de que iniciemos una remontada épica.
 
El otro problema que tenemos es la debilidad económica que ha venido por parte de la demanda y cuyo mayor exponente es la economía de China. El parón que está sufriendo la economía mundial ha venido muy bien subrayada por la OCDE al rebajar sus previsiones de crecimiento para prácticamente todo el mundo y además vuelve a decir que los bancos centrales no son la solución al problema porque necesita de la actuación de los gobiernos para estimular el crecimiento, pues con política monetaria no se soluciona todo.
 
Los datos macro hoy también han hablado y puesto su granito de arena en esta mezcla de sentimientos, porque el paro semanal ha bajado otra vez, alejándose de la resistencia de los 300.000 y quedando muy cerca de los mínimos de tres meses, algo favorable para las intenciones de la Reserva Federal, pero por otro lado el índice de negocios de la Reserva Federal de Filadelfia se ha recuperado un poco, manteniéndose en negativo, pero los subindicadores de futuro como el de empleo y los nuevos pedidos han empeorado mucho, por lo que equilibra el dato de empleo y mantiene una sensación de estancamiento.
 
Tampoco debemos olvidarnos de los resultados empresariales, donde las mineras y las petroleras siguen presentando pérdidas y reducciones de inversiones de capital en nuevos proyectos, lo que enfatiza el problema de los descensos de las materias primas y la ausencia de demanda. Los más importantes que hemos conocido iban a tener influencia hoy son:
 
- NVIDA presentó ayer tras el cierre del mercado resultados con unos beneficios de 0,35 $, mejores que los 0,32 $ esperados y prácticamente lo mismo que el año pasado. Ajustados son 0,52 $, mejores de lo esperado.
 
En el apartado de ventas, subieron hasta los 1400 millones de dólares desde los 1310 del año pasado, y mejores de lo esperado.
 
Pasando a las expectativas, para el primer trimestre de este año espera unas ventas de 1260 millones de dólares con una horquilla del 2%, tirando más o menos por encima de lo esperado. También anima mucho el entusiasmo de sus comentarios acerca de los nuevos campos que se abren para la computación en los próximos meses como por ejemplo la realidad virtual o el aprendizaje profundo en la inteligencia artificial.
 
- Newmont Mining presentó resultados con una pérdida de -0,5 $ cuando el año pasado tuvo beneficios de 0,03 $. Ajustados fueron también pérdidas de -0,4 $ cuando el año anterior tuvo 0,17.
 
Las ventas también caen un 10% a situarse en 1820 millones de dólares, peor de lo esperado en todos los casos.
 
- Marathon Oil ha presentado resultados del último trimestre de 2015 con unas pérdidas de -1,17 dólares y van cuatro trimestres con pérdidas. Resultados ajustados con beneficios de 0,48 $ cuando el año anterior fueron de 1,37 dólares. En conjunto son las primeras pérdidas anuales en 20 años.
 
Las ventas cayeron a 1480 millones de dólares desde los 2500 del año anterior, mejores de lo esperado. El volumen de las ventas cayó un 5,6%.
 
Muestra de la situación está pasando el sector es que ha reducido a la mitad el capital disponible para nuevos proyectos.
 
- Barrick Gold presentó resultados del último trimestre con unas pérdidas de 2,25 $ cuando el año anterior fueron pérdidas de 2,45 $. Como podemos imaginarnos, todo este tiempo lleva asumidas muchas devaluaciones de activos por los bajos precios del metal amarillo. Ajustados fueron beneficios de 0,08 $ en el último trimestre, mejores de lo esperado que eran 0,06 $, pero bajando desde los 0,15 $ del año anterior.
 
Las ventas caen un 11% hasta situarse en 2240 millones de dólares, ligeramente mejores de lo esperado.
 
Para hacernos una idea de los cálculos que se están haciendo en el sector, tiene intenciones de reducir los costes por onza en 2019 a 700 $ cuando el último trimestre de 2015 los costes eran de 733 $ por onza cuando el precio ahora mismo está rondando los 1200 $ por onza.
 
Sigue intentando reducir deuda y quiere este año reducirla en 2000 millones cuando el año pasado ya se quitó de encima 3100.
 
- Wal-Mart presenta resultados de 1,43 dólares, justo lo esperado, y ajustados fueron 1,49 dólares.
 
Las ventas bajan a 129.700 millones de dólares es de los 131.600 del año pasado, peores de lo esperado. En centros con más de un año dentro de Estados Unidos las ventas suben 0,6% con respecto al año pasado pero son peores de lo esperado. En el plano internacional también las ventas son peores de lo esperado.
 
Para compensar esta decepción en las ventas, sube el dividendo a dos dólares desde 1,96 dólares en el anterior.
 
Con respecto a las previsiones, espera que para su actual año fiscal el crecimiento de las ventas va ser relativamente plano con respecto a la exterior, lo que supone una reducción considerable cuando esperaba en su anterior estimación crecer entre el 3% y el 4% sin contar los movimientos a las divisas.
 
Los beneficios por acción para el año tienen una previsión de entre cuatro dólares y 4,3 $ bajando desde los 4,57 $ del año anterior.
 
En el apartado técnico, debemos ser conscientes de la situación del índice Dow Jones de industriales y también del de transportes. Pueden verlo en el gráfico adjunto. Por lo que respecta al de industriales, verán como se está intentando completar una especie de doble suelo con línea clavicular justo a la altura del 38,2% del retroceso de Fibonacci de la bajada desde los máximos de noviembre del año pasado, por lo que hay que estar atentos a esa posible superación y ejecución. Con respecto al de transportes, también ha superado ese mismo retroceso pero ha tocado la zona de resistencia correspondiente a los mínimos de diciembre que está en el 50% de toda esa bajada.
 

 
Con respecto al SP 500, tenemos una situación similar porque el suelo está en los 1800 puntos y la zona clavicular de ese doble suelo está en el 50% del retroceso de la bajada desde el último máximo significativo del año pasado. El RSI nos es favorable a cambiar la dirección y la volatilidad también lo es porque se mantiene por debajo de los máximos de diciembre del año pasado, aunque hemos topado con el soporte de la media de 50 sesiones que ya actuó como tal el mes pasado.
 
En general, debemos estar atentos al desarrollo del día para saber si tenemos un retroceso por recogida de beneficios al llegar a un nivel importante o seguimos con la subida pareja al aumento de precio del crudo.
 

 
 
En valores concretos tenemos:
 
Uno de los pesos pesados del Dow Jones, IBM, tiene buenas noticias porque Morgan Stanley le subió la recomendación del valor a sobre ponderar.
 
Luis Javier Diez