Se espera una apertura algo confusa en Estados Unidos porque tenemos declaraciones importantes de varios miembros de la Reserva Federal incluyendo su presidenta. Además, el Dow Jones de transportes volvió a plantarse otra vez en la resistencia de máximos de diciembre que no nos dejó pasar en enero.
 
Dado que el mercado sigue esperando a ver encima de la mesa esas propuestas que tiene que hacer el presidente de los Estados Unidos en cuanto a rebajas fiscales, la atención en el día de hoy vuelve otra vez a estar en la inflación, las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal y por ende, los tipos de cambio.

Hemos tenido bastantes datos macroeconómicos en la Unión Europea y sin ser extremadamente malos, si muestran un pequeño paso atrás en cuanto a proyecciones de crecimiento y de alcance de la inflación. En términos interanuales seguimos creciendo, pero en el mes tenemos variaciones negativas de inflación en múltiples países.

Los precios de producción industrial en Estados Unidos del mes de enero pasan en el mes de crecer el 0,2% al 0,4%, el doble de lo previsto. En las cifras interanuales el crecimiento es menos espectacular, pero también por encima de lo previsto, pasando del 1,6% al 1,2%, pero por encima del 1,1% esperado. Los costes de la energía están detrás de este aumento y de momento el precio del crudo está ligeramente por encima de los 123,2 $, afectado positivamente por los informes que avalan que la OPEP está cumpliendo por encima del 90% los acuerdos de recorte de producción al que llegaron hace meses, pero por otro lado no permite que suba demasiado el precio saber que Estados Unidos está aprovechando el paso atrás de la OPEP para incrementar su producción, intentando ganar cuota de mercado pero también mantener controlado este punto que encarecería al dólar e iría todo el ambiente en contra de lo que quiera hacer Donald Trump con sus exportaciones.

Como podemos imaginarnos, con la colocación de piezas de la inflación que tenemos encima de la mesa, todos los ojos están puestos en la Reserva Federal. Kaplan (Dallas) ha dicho que él apuesta por subir de forma escalonada y más pronto que tarde los tipos de interés para no dar la sensación de que la Fed va por detrás de los acontecimientos y de esta manera poder ahorrar a todos el mal trago de tener que subirlos más deprisa de lo esperado porque les ha pillado el toro. Además, hoy tendremos el testimonio de Janet Yellen ante una Comisión económica y todo el mundo tiene miedo acerca de que diga algo poco conveniente para el mercado como por ejemplo una aceleración en las subidas de tipos. Además, Lacker no sólo pide subidas de tipos de interés, sino que se suban de forma más significativa, por lo que la postura que se está formando dentro de la Reserva Federal va en contra de los intereses de la Casa Blanca, lo que deja casi garantizado un enfrentamiento en este sentido.

De momento en Estados Unidos se sigue jugando la correlación con Donald Trump, es decir, se compra con la esperanza, se queda uno esperando hasta que haya confirmación y así sucesivamente. Pasó con la victoria en las elecciones y la primera firma de las promesas electorales. Ahora tenemos la esperanza de las rebajas fiscales y ya veremos qué es lo que al final se presenta, pero lo que todo el mundo está muy pendiente de ver si existe alguna acción con relación a todo el dinero que las empresas tienen fuera de Estados Unidos que son nada menos que 2,5 billones de dólares. Tal como comentamos en nuestro artículo de situación intradía, todo el mundo está pendiente por ver si esa repatriación de dinero acaba yendo a aumentos de dividendos y también recompras de acciones propias, lo que puede disparar a Wall Street muy arriba.

Uno de los puntos a tener en cuenta es la nueva confianza que ha depositado el mercado en Apple. Recuerden que no había muchas esperanzas en ver un buen comportamiento de la última versión del iPhone porque en pocos meses será el 10º aniversario de este artefacto, lo que hacía que muchos esperen una nueva vuelta de tuerca del concepto para ver algo revolucionario en muy poco tiempo. Los resultados empresariales dieron cierta razón hace meses a los que eran algo escépticos con cifras negativas en algunos aspectos, pero los más recientes mostraron un repunte de las ventas, y además hemos tenido hace muy poco algún destello por parte de Tim Cook acerca de que la nueva versión del iPhone podría adentrarse algo más profundamente en la realidad aumentada. Además, ya hay pruebas tangibles de que Apple quiere entrar como un toro en el servicio de contenidos digitales, plantando cara a Netflix. En definitiva, Steve Jobs ya predijo que Apple se estaba convirtiendo en una empresa de servicios y no tanto de tecnología, y parece que es el camino que todo el mundo quiere recorrer, y Apple no quiere quedarse atrás.

Dentro del frente corporativo no tenemos resultados empresariales de primera línea, pero sí tenemos malas noticias en cuanto al frente de fusiones y adquisiciones, pues tanto Aetna como Humana han cancelado el proceso de fusión tras 19, meses pues creen que el entorno no es favorable para dicho movimiento además de plagarlo de dificultades.

Intentando compensar lo anterior, tenemos una posible fusión en el frente europeo que tiene reflejo en el área norteamericana, ya que la francesa PSA quiere hablar con General Motors sobre su interés en Opel. Esta especie de concentración del sector de automoción y recambios está haciendo que sea el mejor del día y algunos valores se están disparando más del 3%. Intentando relacionar esta noticia con lo que hemos comentado antes de la inflación y los tipos de cambio, quizá los franceses se estén dando prisa antes de que el cambio con el dólar les sea más desfavorable y encarezca mucho la operación.

En el aspecto técnico nos quedamos otra vez por la situación del Dow Jones de transportes y el Dow Jones de industriales. Si se fijan en el gráfico adjunto, tenemos que nos estamos acercando en los dos a la sobrecompra, estando ya en ella en el de industriales. La situación interesante lo ofrece el de transportes porque estamos otra vez en la zona de máximos de diciembre, donde nos paramos el mes pasado, así que debemos tener mucha atención a lo que pueda pasar en este momento para saber si rompemos máximos o tenemos una vuelta abajo como tuvimos en enero que también tuvo reflejo en el de industriales.

djdti


Luis Javier Diez.