Se espera una apertura en Estados Unidos alcista porque las dos interpretaciones que se están haciendo de la lectura de las actas de la Reserva Federal del día de ayer son positivas para el mercado, pero el comportamiento del crudo por miedo a que no sea suficiente la extensión del acuerdo de reducción de la producción de la OPEP para compensar el ataque de producción de Estados Unidos, hace que tengamos un enemigo en el sector energético.

Nos adentramos en la sesión norteamericana en donde vamos a seguir teniendo hoy prácticamente los mismos factores que nos han estado moviendo en Europa: las consecuencias de la lectura de las actas de la Reserva Federal en el día de ayer y la reunión de la OPEP, a lo que hay que añadir los datos macroeconómicos que hemos conocido hoy.

Primero, el mercado parece que está tomándose de forma positiva las actas de la reunión del día de ayer, aunque hay división en su interpretación, ya que por un lado han dicho que esperan que la economía de Estados Unidos repunte dentro de poco porque el ligero frenazo que hemos visto en el primer trimestre es temporal y eso permitirá subir los tipos de interés. Sin embargo, el tono de cautela mostrado es lo que está siendo utilizado por otros para pensar que va a haber una cierta pausa en las subidas de tipos, algo que es positivo para el mercado norteamericano. En resumidas cuentas, han dicho que la economía va bien, pero que serán los datos macro los que inviten a pensar en una subida de tipos de interés el mes que viene, así que todo el mundo está muy pendiente de los próximos datos para saber si existe de verdad se repunte de la economía y tenemos garantizada la subida.

El crudo, factor indispensable las subidas de tipos de interés, se está comportando de forma negativa en estos momentos con descensos superiores al -1% ya que la OPEP parece que ha acordado extender durante nueve meses la reducción de la producción, pero sólo en tiempo, no en cantidad, así que el mercado está sopesando y haciendo cálculos para ver si dicha extensión es suficiente para poder contrarrestar el aumento de producción que está llevando poco a poco Estados Unidos y además compensar la amenaza de poner a la venta la mitad de la reserva estratégica. Por lo tanto, el sector de energía es uno de los que hay que vigilar en el día de hoy.

En general, el sector de energía debe estar vigilado, pero también el bancario, ya que en él se centra el movimiento realizado tras la elección de Donald Trump como Presidente.

Con respecto a los datos macro, hoy hemos conocido el paro semanal que sube muy poco y sigue manteniéndose muy lejos de los 300.000, esa cota psicológica que puede avisar de problemas.

La lectura avanzada del déficit comercial de bienes ha quedado mucho más amplia de lo esperado, lo que avisa de posible fuerte demanda interna.

A las tecnológicas habrá que tenerlas vigiladas porque ayer por la tarde dio resultados HP con una fuerte mejora de las ventas de ordenadores, así que todo el ecosistema alrededor de los ordenadores puede verse beneficiado, desde fabricantes de microprocesadores como Intel o AMD, hasta sistemas operativos como Microsoft.

- HP presentó ayer tras el cierre del mercado unos resultados trimestrales con unos beneficios de 0,33 $, por debajo de lo esperado que eran 0,39 $. Ajustados son 0,4 $, muy ligeramente por encima de lo esperado.

Las ventas quedan en 12.400 millones de dólares, por encima de los 11.900 esperados. Las ventas de ordenadores suben el 10% y además las impresoras el 2%, unas cifras que hacía mucho tiempo que no se veían.

Los datos de ventas les permite subir su perspectiva de beneficios ajustados por acción para todo el año a una horquilla de entre 1,59 dólares y 1,66 dólares, lo que supone subir la parte baja en 0,04 $ y la alta en 0,01 $.

Los movimientos están siendo bien recibidos en el fuera de horas con subidas superiores al 4%.

Hablando de resultados, recuerden que últimamente hemos tenido muy malas cifras en el sector de las minoristas, por lo que debemos estar atentos a cualquier rebote en el sector de consumo discrecional.

En cuanto al apartado técnico, ya estamos casi el máximos en la mayoría de los índices norteamericanos importantes menos el Dow Jones de transportes que sigue por debajo de la media de 50 sesiones, por lo que es mantenemos una cierta divergencia bajista que debemos vigilar de cerca.

 

 

Luis Javier Diez.