Se espera una apertura alcista en Wall Street por el efecto positivo de un USD más barato, pero el miedo a que Trump no acabe la legislatura cada vez crece más.


La sesión que va a comenzar en Estados Unidos va a ser de lo más interesante, porque tenemos algunos factores contrapuestos y la realidad es que es difícil encontrar una correcta ponderación a todos ellos porque algunos generan efectos de medio plazo y otros de corto plazo.

El más importante, y la que acapara más titulares, es ese nuevo escándalo que ha generado Donald Trump al saberse que ha compartido información altamente clasificada con Rusia dentro de la Casa Blanca. No ha tardado demasiado el Presidente en aceptar lo que ha pasado pero considera que está legitimado para compartir determinada información en favor de ciertos intereses como la lucha contra el terrorismo.

Lo que está claro es que eso ha alarmado a más de uno porque es una nueva vuelta de tuerca a la desconfianza que existe en el rendimiento político de la nueva administración, algo que ha disparado el eurodólar a crear nuevos máximos anuales con un crecimiento superior al 0,7% en el día de hoy. Como es de esperar, es un arma de doble filo, pues aumenta la sensación de ese flujo de dinero que va de Estados Unidos a Europa porque las valoraciones de nuestros activos son mejores que las de los norteamericanos, pero existe un palpable daño a las exportadoras, punto negativo en el índice alemán, pero que favorece también a las norteamericanas, punto positivo para Wall Street.

Manteniendo la perspectiva un par de pasos atrás fuera del mercado, está empezando a correr una especie de idea por el mercado acerca de cómo se están desarrollando los acontecimientos. Algunos activos están alcanzando precios que la última vez se vieron fue justo antes de las elecciones norteamericanas. Este movimiento, incluso en los tipos hipotecarios, está haciendo pensar a algunas personas que el mercado está girando y en vez de seguir apostando por aquellas correlaciones cuando ganó Donald Trump, están empezando a ganar las correlaciones en contra de Donald Trump, como si estuviesen preparándose de alguna manera sacar beneficio de los problemas políticos que puede atravesar la administración e incluso unas elecciones anticipadas o cese de la presidencia actual. Esta idea, que a estas alturas es pensar demasiado, está haciendo que todo aquello que se vio beneficiado con la llegada de la nueva administración, esté teniendo problemas y lo que representaba lo contrario, está empezando a despuntar con respecto al resto, así que es algo que debemos vigilar muy de cerca.

Seguidamente, los nervios siguen a flor de piel con respecto a ese ciberataque que sacudió este fin de semana al planeta entero en donde más investigaciones apuntan a que es posible que Corea del Norte fuese el origen del mismo, aunque tampoco se descartan lazos con Rusia. Por lo que respecta al mercado, se intenta discernir si los afectados pueden pedir algún tipo de responsabilidad a las empresas grandes como Apple, Microsoft, etcétera, lo que sí es cierto es que todo lo relacionado con la seguridad informática hoy puede tener otro empuje al alza.

Con respecto a los datos macroeconómicos, hoy hemos tenido valores positivos en Europa, algo que todavía apoya más al euro, pero el punto negativo nos hemos llevado con la construcción de viviendas y los permisos de construcción en Estados Unidos, ambas cifras peor de lo esperado y manteniendo los descensos, eliminando la posibilidad de tener ligero crecimiento en ambas en el mes de abril.

También hemos conocido la producción industrial del mes de abril que ha quedado mejor de lo esperado también en manufacturas, con un incremento de la tasa de utilización de las fábricas, empezamos con buen pie el segundo trimestre.

Pasando ya datos empresariales, hoy hemos conocido dos importantes del sector minorista que están siendo aplaudidos en preapertura, por lo que se intentará calmar un poco la situación con respecto sector minorista que ya tuvo un buen varapalo la semana pasada al ver que las tiendas físicas estaban sufriendo por no poder competir con las empresas de venta online:

- Home Depot presentó resultados de su primer trimestre con unos beneficios por acción de 1,67 dólares, ligeramente peor de lo esperado que eran 1,61 $ pero subiendo desde los 1,44 dólares del año pasado.

Las ventas mejoran pasando de 22.760 millones de dólares a 23.890.

Punto positivo para la empresa el confirmar sus objetivos de 2017. Con una previsión de incremento de las ventas de 4,6%.

- Staples presentó resultados de su primer trimestre con unos beneficios por acción de 0,16 $, subiendo desde los 0,09 $ del año pasado. Ajustados son 0,17 $, lo esperado, pero bajando desde los 0,19 $ del año pasado.

Las ventas también descienden desde los 4360 millones de dólares hasta los 4150.

En el plano técnico, la situación ha cambiado mucho porque no hemos puesto en peligro la zona de los mínimos del jueves pasado en donde pueden observar que acabamos cerrando muy lejos de los mínimos del día, lo que nos deja en prácticamente todos los índices una karakasa. Esta vuelta, que tiene mucho sentido en el Dow Jones de transportes porque aparece en los mínimos del mes, en el SP 500 aparece en el soporte de los 2380 puntos, también el soporte de la media de 50 sesiones tanto en el Dow Jones de industriales como en el NYSE, es un giro muy importante que ha permitido al Nasdaq crear un nuevo máximo histórico de la mano del protagonismo muy fuerte de los valores tecnológicos.

Noticias concretas en valores:

- Pfizer está cayendo cerca de -1,5% tras tener una recomendación de venta por parte de Citigroup.

- Snap está subiendo cerca del 2% en preapertura una vez conocidas noticias acerca de que Soros ha tomado una participación junto con otros inversores y bancos importantes.

De momento el movimiento del dólar es favorable a Estados Unidos y es un apoyo muy importante que puede paliar la preocupación por la política. Debemos estar atentos si el SP consigue superar la zona de máximos anuales y el Dow Jones de industriales le sigue.

Luis Javier Diez