Se espera una apertura alcista en Wall Street siguiendo el movimiento de Europa tras la primera ronda de las elecciones francesas. De fondo también están las intervenciones verbales de la Casa Blanca sobre el plan fiscal y el plan de infraestructuras... pero el mercado de fondo sigue pidiendo realidades.

Comenzamos la primera sesión de la semana en Estados Unidos con un gran sentimiento de alivio que tiene dos vertientes.

La primera de ellas es la obvia, la que estamos viendo en Europa en prácticamente todas partes, un subidón de aquí te espero gracias a la buena noticia que hemos tenido en la primera ronda de las elecciones francesas en donde se enfrentarán la extrema derecha con el centrismo. Buena noticia también saber que las encuestas muestran el primer ligero acierto tras el fracaso absoluto de las elecciones norteamericanas y el referéndum británico.

Prácticamente todo sube en Europa. El sector industrial es uno de los mejores porque ve más despejado el horizonte, el índice de directores de compra compuesto de la zona euro sigue ofreciendo una tendencia mejor de lo esperado, lo que vaticina mayor crecimiento económico, y además el BCE puede estar un poco más tranquilo a la hora de cambiar de tercio el año que viene, lo que también está haciendo que el súper sector bancario sea uno de los mejores del día.

Por lo tanto, las acciones de valores europeos en Wall Street, están teniendo en el fuera de horas y en preapertura una subida similar a la que estamos teniendo en el viejo continente.

La segunda parte del alivio viene porque comenzamos la semana recordando que la semana pasada tuvimos unas palabras que alegraron muchísimo a Wall Street, desde la Casa Blanca se dijo que la famosa rebaja fiscal se presentaría dentro de muy pocas fechas, a lo que hay que sumar las declaraciones de la Secretaría de Transportes diciendo que en mayo podría parecer el programa de inversión en infraestructuras.

Como podemos ver, nuevas intervenciones verbales que intentaron ayudar a que el mercado no se desplomase la semana pasada, y encima les ha salido bien la jugada porque las elecciones francesas no presentan ahora un peligro, por lo menos en la primera vuelta, así que el empuje en Wall Street es considerable y los futuros en el nocturno de los índices más importantes está subiendo más del 1%.

En el mercado de divisas tenemos fuertes movimientos a favor del euro, cosa lógica, pero es que también estamos viendo algo que puede apoyar al mercado de riesgo, que el dólar-yen está subiendo cerca del 1%. Ya saben que este par en concreto tiene una correlación muy alta con el dinero que se mete en el riesgo, pero de momento no podemos cantar victoria porque en el gráfico a semanas nos hemos parado en la resistencia de la media de 200. Todavía estamos dentro del canal bajista que reinaba cotización desde comienzos de este año, pero las esperanzas están puestas en que si realmente se presenta en sociedad tanto el plan de infraestructuras como la rebaja fiscal, eso podría dar el apoyo suficiente para poder cambiar de dirección, pero estamos otra vez en esa situación en donde se necesitan realidades más que promesas, así que todavía hay un punto de espera muy importante.

En el mercado de deuda seguimos teniendo un movimiento ciertamente lógico, suben los activos de riesgo, el mercado espera mayor inflación ya que no hay peligro, por ahora, de que el conjunto de la zona euro se venga abajo, así que las rentabilidades están subiendo en los plazos medios y largos de la zona euro, lo que se espera que también genere un movimiento similar en la deuda norteamericana.

Como todo no puede ser de color de rosa, hoy hemos conocido el indicador de actividad económica nacional creado por la Reserva Federal de Chicago y nos ha dado una mala noticia, pues pasa de 0,27 a 0,08, bastante peor de lo esperado que era subir a 0,3. Mientras esté en positivo, la cosa puede ir aguantando, pero si empezamos a encadenar series negativas, entonces hablaríamos de una economía que no lo está haciendo tan bien, aunque no sería de extrañar cuando nos hemos metido en un ciclo de subidas de tipos de interés, lo que dejaría claro que para tener un desarrollo por encima de la media histórica de la economía de Estados Unidos, necesitamos planes tan potentes como la rebaja fiscal o la inversión en infraestructuras.

Un día más, seguimos con la temporada de resultados y hoy hemos conocido:

- Hasbro presentó resultados netos del primer trimestre de 0,54 dólares, subiendo desde los 0,38 $ anteriores y por encima de lo esperado que eran 0,37 $.

Las ventas suben de 831,2 millones de dólares a 849,7. Recordemos que la semana pasada tuvo problemas al ser arrastrado la baja por los malos resultados de Martel que hizo que pensase el mercado que cada día lo tienen más difícil los juguetes tradicionales.

- Halliburton presenta unas pérdidas de -0,04 $, reduciéndose fuertemente desde las pérdidas de 2,81 $ del año pasado. Las cifras ajustadas son unos beneficios de 0,04 $, ligeramente mejores de lo esperado.

Las ventas quedan en 4300 millones de dólares, un incremento del 6%, y justo lo esperado.

Más noticias de valores concretos:

- Kimberly-Clark ha presentado unos resultados de su primer trimestre mejores de lo esperado, aunque las ventas se han quedado algo lejos de lo esperado. Intenta inclinar la balanza completamente a su favor subiendo las perspectivas para todo el año diciendo que la inflación puede subir más a medio plazo y además las materias primas también llevan buen camino.

- Netflix quiere acercar la compañía los inversores extranjeros y está preparado para emitir deuda el libras esterlinas.

En el apartado técnico tenemos:

Más o menos la situación va a ser la misma en todos los índices. Comenzamos por el Nasdaq compuesto. Si se fijan, la semana pasada acabó justo en la zona de máximos del año con el RSI cambiando de dirección. A esta hora no hay dudas de que vamos a superar los máximos del año, pero donde está el problema es ver cómo terminamos, ya que si acabamos muy lejos de los máximos tendríamos una nueva divergencia bajista en el RSI además algún tipo de muestra de interés vendedor, por lo que es sumamente importante ver cómo terminamos la sesión.

En el Dow Jones, tres cuartos de lo mismo. Fíjense en el de industriales en donde el RSI también intenta cambiar de dirección, la semana pasada el precio a cabo en la parte alta del canal bajista, por lo que tiene muchas probabilidades de romper al alza, y además apoyado por ese cambio de dirección que sí que se produjo la semana pasada en el de transportes. Al igual que en el Nasdaq, es importante ver cómo acabamos la sesión para saber si podemos tener algo más de continuidad al alza o todo el mundo se queda esperando al anuncio de Donald Trump de esa rebaja fiscal.

Luis Javier Diez.