Se espera una apertura en Wall Street bajista tras la decisión de la FED de ayer en un momento en donde no tenemos datos macro buenos.

Nos adentramos en una sesión que va a ser tremendamente tormentosa porque estamos bajo la influencia de la decisión sobre los tipos de interés de la Reserva Federal del día de ayer, colocándolos en la horquilla entre el 1% y el 1,25%, pero teniendo una fortaleza en la decisión y en sus perspectivas que ha dejado perplejo a más de uno.

En Europa sí que estamos en medio de una tormenta y la verdad es que la bajada desde los máximos de ayer es bastante dura y contundente y sólo hay que echar un vistazo a las cifras para ver que estamos ya rozando el - 1,5% de media en los índices principales, con una bajada bastante importante del euro al ver que se queda en clara desventaja contra el dólar por la divergencia de camino entre los bancos centrales. Esta situación está compensando y mucho la sensación de falta de rendimiento político por parte de Donald Trump, así que debemos estar muy vigilantes de comportamiento del dólar en las próximas sesiones.

Tampoco se nos debe escapar que, tradicionalmente, el jueves es el día donde presentamos un comportamiento más flojo en la semana de vencimiento trimestral de derivados, que tiene lugar mañana, así que debemos estar atentos cuando nos vayamos acercando a las horas de vencimiento.

Es de esperar que los operadores en Estados Unidos acaben tomando una postura parecida a la que aparece en Europa, miedo a que las perspectivas de crecimiento no se estén cumpliendo como debieran y además la Reserva Federal tenga una agresividad bastante importante a la que podría seguirle el Banco de Inglaterra, ya que la fuerte bajada de la libra está impulsando la inflación y ellos tienen una tolerancia limitada para estar por encima de dicho objetivo, por lo que tendríamos una mezcla bastante rara de comportamientos de bancos centrales en una economía global que parece que va a buen ritmo pero que últimamente está ofreciendo unos datos que no gustan nada y hacen que las dudas vuelvan a emerger.

Los datos macroeconómicos en Estados Unidos hoy han sido muy amplios, desde un paro semanal que queda mejor de lo esperado y sigue muy lejos de la zona de los 300.000, dando total apoyo a la Reserva Federal; tenemos algo negativo para inflación que es la bajada de los precios de importación y de exportación, con fuerte descenso de los precios de importación del crudo. El sector de manufacturas es el único que nos ha intentado arreglar un poco las cosas, tanto en el área de Filadelfia como en el de Nueva York, aunque el primero de ellos, en vez de salir mejor de lo esperado simplemente frena un poco el descenso esperado, aunque la mayoría de indicadores da un paso atrás y eso en la imagen general sigue sin ser positivo.

En cuanto a la producción industrial, otro desastre, paso atrás muy importante que tampoco apoya.

En el nocturno estamos teniendo serios problemas en el apartado de las tecnológicas con un descenso que ha llegado a estar por encima de -1%, y es que el rebote ha durado más bien poco y las ventas se apoderan otra vez de este sector, así que vuelven a la cabeza aquellos comentarios al principio de la semana acerca de que se estaban moviendo las piezas saliendo de valores de crecimiento para entrar en valores defensivos, por lo que un movimiento semejante no casa con el crecimiento esperado de la economía norteamericana en el segundo trimestre dentro de un ciclo de subidas de tipos de interés. Donald Trump sigue teniendo problemas y vuelve a ser investigado por sus lazos con Rusia, así que el rendimiento político esperado de esta administración sigue siendo muy bajo y cada día hay más dudas de que haya una contrapartida la subida de ciclos de interés que pueda mantener el crecimiento lo suficientemente potente como para poder alcanzar cotas más altas que en el primer trimestre.