Se espera una apertura alcista en Wall Street por la recuperación del precio del crudo y un dato de paro semanal que muestra debilidad y puede compensar la amenaza de la inflación del crudo, pero ya veremos cómo se digiere esto porque lo último que necesitamos ahora es pensar en debilidad económica.
 
En el fondo, llevamos muchas semanas preocupándonos de lo mismo, lo que tenga que hacer la Reserva Federal de ahora en adelante. Dentro de esa preocupación, se mira con lupa cada dato macro económico y además el comportamiento del precio del crudo, ya que es una partida vital para incrementar la inflación, algo que desde la Reserva Federal siempre se ha considerado como algo temporal, mantenido viva la llama y su esperanza de tener más de una subida de tipos de interés este año.
 
Pues bien, hoy el crudo nos da una de cal y los datos macroeconómicos nos dan una de arena.
 
Para comenzar, el precio del crudo está subiendo más del 1%, situándose el de referencia en Estados Unidos por encima de los 46,7 $, muy apoyado por esa bajada sorpresa de la reservas semanales de crudo que vimos ayer, que es la primera en seis semanas, y además el comentario de la Agencia Internacional de la Energía en donde se dice que los productores fuera de la OPEP van sufrir una bajada de producción muy importante, con Estados Unidos a la cabeza, lo que ayudará a que la segunda mitad de este año el mercado empiece encontrar el equilibrio.
 
Por lo tanto, este factor importante de la inflación, tiene apoyo otra vez y la Reserva Federal también. Como podemos imaginarnos, el sector de energía del SP 500 debe ser vigilado.
 
Hablando de la inflación, el dólar debería ganar fuerza otra vez, tal como está pasando contra el yen que ahora mismo el par sube 0,7%, algo bueno para las exportadoras de la zona euro, pero malo para las de Estados Unidos.
 
Con respecto a los datos macroeconómicos, hoy hemos conocido el importante dato de peticiones de desempleo semanales, en donde hemos tenido una muy mala sorpresa pues se ha pegado a la zona de los 300.000 dejando una cifra final de 294.000 se esperaba una bajada a 270.000. La zona de los 300.000 es extraordinariamente importante porque es muy psicológica de que recordar que el paro semanal históricamente siempre he intentado subir cuando han comenzado las subidas de tipos de interés, así que todo mundo está mirando esa zona para saber si se da en algún momento tras la subida de tipos de diciembre.
 
Lo que le gusta al mercado es que haya crecimiento de la economía y solidez, que se mantenga en un punto en donde no haya dudas de la debilidad, pero que tampoco haya problemas, de forma que la Reserva Federal no se vea obligada a rectificar y dar apoyo al mercado porque la economía está más débil de lo esperado, pero tampoco que vea que ancha es Castilla para subir los tipos de interés. La interpretación de este dato es muy mala, porque muestra debilidad y es lo último que necesitamos en este momento, ya que con el mundo piensa que la Reserva Federal tiene el pie cambiado y hay muchísima diferencia entre ralentizar las subidas de tipos de interés y admitir abiertamente que no puede subir porque la economía están problemas.
 
Por lo tanto, nos encontramos en una encrucijada, ya que por un lado las petroleras ven apoyo en la recuperación de los precios del crudo, el mercado debería sentirse presionado por ese apoyo a la inflación, pero por otro lado tenemos la debilidad del mercado laboral que puede compensar ese aumento de los precios del crudo, dejando un comportamiento neutral que ayude a pensar que la Reserva Federal va a tener que seguir esperando subir los tipos de interés, por lo que la mezcla es ligeramente positiva para los activos de riesgo, salvo que empecemos a encadenar una racha muy negativa de datos macro, en donde la debilidad va a empezar a preocupar a más de uno.
 
Precisamente, esta tarde hablarán al menos tres miembros de la Reserva Federal, así que podemos tener movimiento por titulares.
 
El los resultados empresariales, seguimos con las minoristas y muy preocupados por la situación de Walmart, ya que ayer perdió la directriz alcista desde los últimos mínimos y recordemos que el gasto del consumidor lo es todo en la economía norteamericana:
 
wmt
 
- Kohl’s presenta resultados de 0,31 $, peor de lo esperado que eran 0,37 $ y bajando fuertemente desde los 0,63 $ del año pasado.
 
Las ventas descienden a 3970 millones de dólares desde los 4120 del año pasado, muy por debajo de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año bajan casi un 4% cuando se esperaba un incremento positivo.
 
En el aspecto técnico, nos quedamos con los gráficos:
 
El primero de ellos, es el mismo que comentamos en la apertura europea, las muy claras envolventes bajistas que dejamos tanto en el Dow Jones de industriales como el de transportes, por lo que debemos estar atentos, primero por si rompemos las figuras al alza apoyándonos en el incremento del precio del crudo, o salimos por abajo precisamente por las interpretaciones negativas que se podrá hacer de la combinación del incremento de la inflación con una debilidad patente del mercado laboral:
 
dj

 
Por otro, tenemos el futuro del SP 500 y su volatilidad. El MACD de este último no acaba de cortar la señal alcista de mejora desde principios de abril, así que no debemos perder de vista la media de 50 sesiones que ha servido de soporte para el SP 500. Además, se puede atisbar un cierto intento de hombro cabeza hombro que tiene una clavicular que está por debajo de esta media, así que si acabamos bajando por esa zona, debemos estar muy alerta:
 
vixp

 
 
En valores concretos tenemos:
 
Monsanto en el fuera de horas se está disparando cerca del 18% tras aparecer una información acerca de que la alemana Basf o Bayer estaría preparando una oferta de compra al estar tratando ya con bancos para explorar el asunto.

Luis Javier Diez.