}

    Tipos de interés

    ¿Qué son los tipos de interés?

    La política monetaria no es más que el conjunto de instrumentos con los que cuenta todo Banco Central para tratar de influir sobre la economía de un país, o en el caso concreto del BCE, de toda un área geográfica como es la zona euro. Si bien es posible que este conjunto de decisiones sea las que más importancia tienen dentro del conjunto de la economía, no cabe ninguna duda de que son las que más efecto tienen sobre la economía de un país. Para ello, el Banco Central Europeo usa la cantidad de dinero y los tipos de interés oficiales como variables para influir y controlar la estabilidad de precios del sistema.

    Hay que tener claro que el objetivo principal del BCE es la estabilidad de precios, y para conseguirla, el Eurosistema gestiona la política monetaria de la zona del euro a través de una serie de instrumentos y procedimientos que constituyen su marco operativo. Entre todos estos instrumentos se encuentran los tipos de interés. El tipo de interés oficial es el precio al cual el Banco Central Europeo presta dinero a los bancos comerciales de su zona de influencia, en este caso los países de la Unión Europea. Los bancos prestarán, a su vez, el dinero a particulares, empresas o a otros bancos con un margen comercial para obtener beneficios.

    Normalmente, si el BCE rebaja los tipos de interés oficiales, los bancos también rebajarán los suyos y por tanto las empresas y los particulares podrán obtener préstamos con un interés más bajo, y por tanto más baratos. De la misma manera, si el BCE decide aumentar los tipos de interés, los préstamos serán más caros por el mayor importe de los intereses a pagar. En general, la evolución de esta tendencia es fácilmente observable si miramos un índice como el euríbor.

    ¿Por qué suben y bajan los tipos de interés?

    La respuesta depende de la evolución económica de la zona euro. Si se espera una menor demanda, y por tanto una menor producción, lo que lleva a un mayor desempleo, se rebajaran los tipos de interés por dos motivos principalmente. En primer lugar, hacen que la financiación empresarial sea más barata, para así ayudar a las empresas a contar con mayor liquidez, y por otro lado, desincentivan el ahorro, al ser menor la rentabilidad de los depósitos bancarios por los menores intereses que se le pagarían al inversor. Es lo que se llama política monetaria expansiva.

    Al revés, si existe cierto riesgo de subida generalizada de precios en la economía, es decir, inflación, el Banco Central Europeo sube los tipos de interés para desincentivar la inversión empresarial e incentivar el ahorro, con el objetivo de reducir el consumo. Es una política monetaria restrictiva.

    Para modificar los tipos de interés, el Banco Central tiene que modificar la cantidad de dinero en circulación. Para comprender mejor esta afirmación, pensemos en un sistema económico hipotético (a la vez que irreal) en el que sólo existiese dinero líquido y bonos del estado que garantizan una rentabilidad del 4% a quien invierta. Con el dinero líquido podemos comprar cualquier cosa, bien sea ropa, comida, un ordenador o un coche; es decir, es fácilmente convertible por bienes. Sin embargo, no podremos disponer de él durante un tiempo determinado si lo invertimos en bonos, recibiendo a cambio la rentabilidad del 4% al cabo de un período de tiempo de, pongamos, 6 meses.

    Si el Banco Central Europeo sube los tipos de interés hasta el 5%, es probable que una persona que guardaba dinero líquido en un depósito bancario lo coloque en una inversión de bonos del estado, por lo que ese dinero ya no está en circulación durante el período de tiempo de vigencia de esa inversión. Es decir, se ha retirado dinero en circulación durante un tiempo, ya que no puede ser usado para consumir, si no para ahorrar. De la misma manera, bajando los tipos de interés se consigue desincentivar la inversión en bonos por el menor interés que ofrecen, y sin embargo crece la demanda de dinero líquido, con lo cual aumenta el consumo.

    X
    Volver arriba