El mercado de divisas es un mercado muy barato. Precios muy reducidos, con dos puntos de spreads en la mayoría de las principales divisas. Los movimientos que tenemos diariamente son inferiores a la media que realizan los mercados de renta variable.
Antes de entrar en el mercado “tienes que ver cuál es tu stop y luego entrar. Es posible operar 24 horas al día, mucha liquidez, al ser mucho volumen un solo participante no puede mover el mercado. Menos movimientos porcentuales diarios, menos volatilidad, como si estamos operando con las acciones más líquidas”, explicó Melchor Armenta, trader de divisas y colaborador de GVC Gaesco en el Trading Room celebrado en Madrid.

Cada moneda tiene una característica. El dólar está considerada una moneda de reserva mundial pues todos los países tienen la mayor parte de sus reservas en dólares. La mayoría de transacciones internacionales se hacen en dólares - petróleo, metales preciosos….- por lo que es considerado “el rey del mercado”.

Respecto al euro, ha conseguido ser divisa de referencia mundial. Actualmente, muchos países lo consideran también moneda reserva, por su estabilidad cambiaria. “Los flujos que genera la confianza de los inversores hacia la Eurozona hace que sea una moneda que se comporta como si de una divisa de carry trade se tratara”

El yen es una moneda que se utiliza como financiación, fuerte a pesar de los bajos tipos de interés. Con las previsiones de que el Banco de Japón aplique políticas monetarias expansivas, las previsiones están a favor de una depreciación del yen frente a las principales divisas para el medio y largo plazo.

Una posición que podríamos tener sería comprado de Dólar neozelandés y vendido de Yenes. Previsión de subida de tipos en Nueva Zelanda, bajadas de tipos en Japón o mucha liquidez, podemos mantener la posición de medio y largo plazo como posición de retaguarda.

Además, el Franco Suizo puede ser refugio en momentos de estabilidad del mercado. La libra esterlina está muy ligada al euro, porque hay una relación con ambas economías. Mantiene una buena relación con el precio del crudo, porque Reino Unido es un gran productor de petróleo, y además mantiene una política monetaria independiente no ligada al euro, con lo que pueda hacer que la divisa suba o baje aplicando las políticas monetarias correspondientes. Los datos macros de Reino Unido provocan movimientos en la libra, por lo que no es conveniente tener posiciones en esta divisa antes pues no sabemos cuál será la reacción del mercado. Es una moneda que da mucho juego pero que hay que saber manejar. Es muy utilizada por los gestores de cuentas.

Luego hay otras monedas relacionadas con las materias primas. Cuando vemos que en el mercado sube la materia prima estas divisas subirán. Además están las relacionadas con el crudo. Todo esto hay que analizarlo y seguirlo para tomar las posiciones. Si tenemos un buen dato Chino, compraremos el dólar australiano. Canadá, México, Brasil, Corona Noruega …son divisas que se mueven mucho con el crudo además de la libra.