Análisis sobre la situación técnica, soportes y resistencias, de BME realizado por Andrés JIménez, analista de Enbolsa.net. 
 
Simplemente viendo el gráfico nos damos cuenta de los espectacular del movimiento de los dos últimos años. Está demostrando un gran potencial alcista, un gran síntoma de fortaleza que se ha visto reflejado en la reaccion que ha tenido en bolsa. 

Los indicadores que están en el gráfico se puede observar que cuando el activo comienza a tener una fuerza positiva es cuando demuestra todo su potencial. Si lo tuviéramos en cartera, enhorabuena pero si queremos entrar a estos niveles hay que tener cuidado porque sería complicado porque consideramos que as mejores zonas de inversión suelen ser los inicios de los impulsos. 

Dentro de la tendencia alcista, se van produciendo impulsos y correcciones. Esas correcciones suelen terminar en el entorno de la media móvil. Si lo trasladamos al a situación de la curva de precios vemos que se producen igual hasta acercarse a la media móvil. Con lo que la mejor zona para invertir es el inicio de esos impulsos que además coincide con un MACD que se va colocando por debajo de cero. Es ahí donde tenemos que atacar el precio. Evidentemente no intentaremos atacar el precio en estos niveles porque se encuentra en pleno impulso y asumiríamos mucho riesgo al colocar el stop. 

Si hacemos el proceso de canalización, ya lo ha superado al alza. En octubre 2013 lo perforó con lo que lo que hizo fue acelerar el movimiento. Ahora nos encontramos con unma posible resistencia, está llegando a niveles críticos que podrían provocar la finalización de ese impulso. Pero también hay que mirar las divergencias: actualmente el precio ha marcado nuevos máximos y el indicador sigue marcando nuevos máximos con lo que no tenemos divergencia bajista, con lo que antes que se produzca el proceso correctivo que le lleve a los 32.50 euros tendremos que ver cómo el precio intenta superar máximos e intenta provocar una divergencia  bajista en indicadores. Esto suele aparecer a finales de impulso. 

Lo normal es que vayamos viendo cómo se forma el techo, que será la antesala de la divergencia y darnos el síntoma de agotamiento.