El mercado ha votado y, la que a priori era la peor opción para la economía y los mercados, se ha impuesto a Hilary Clinton. Sin embargo, la victoria de Donald Trump deja oportunidades en los mercados. Y sí, también en el español.

Lo cierto es que, aunque el margen de maniobra del empresario americano podría ser bastante extenso viendo que tanto Congreso como Senado también son republicanos, muchas de las casas de análisis creen que al final tendrá que ceder ante los “Veteranos” de su partido en el congreso y optar por una versión más clásica de su política. (Ver: ¿Qué opinan los expertos tras la victoria de Trump?)

Sin embargo, hay sectores que podrían verse beneficiadas bien  por su presencia en Estados Unidos vía ingresos, que se verían favorecidos por una caída del dólar,  o porque determinadas políticas que se lleven a cabo harían virar los flujos hacia los mismos.  Desde primera hora de la mañana, ArcelorMittal y Acerinox se han puesto en primera fila de las subidas al experimentar revalorizaciones de más de dos puntos porcentuales. Y es que, tal y ccomo exponía recientemente el director financiero de Acerinox, Miguel Ferrandis, en el plató de la Bolsa de Madrid “la compañía es un fabricante global y, dentro de eso, somos principalmente estadounidenses”.  Somos fabricantes que en este momento tenemos una cuota de fabricación del 50% del Acero Inoxidable que se fabrica en Estados Unidos, con una cuota de mercado del 35%, lo que se conoce como Market Leaders, con lo que somos muy sensibles a EEUU. El año pasado hubo unas circunstancias que afectaron a esta región en la segunda mitad del año y por eso nuestros beneficios cayeron. Pero esos factores ya están corregidos y lo que tiene EEUU es un crecimiento continuo y sostenido en un mercado que es netamente importador, lo que también nos beneficia.

Sin embargo, fuera de bancos, construcción o farmas, sectores en los que Trump ha manifestado su apoyo y que tienen representación en nuestro mercado a través de BBVA (Ver: BBVA se desploma por su exposición a México), Ferrovial, ACS o Grifols -  con buena parte de los ingresos procedentes de la economía norteamericana – hay otros sectores que no han tenido un apoyo tan explícito por parte del electo presidente y que  pueden tener subidas en próximos meses si se cumplen sus promesas y a tenor de la buena situación técnica que presentan.

Uno de ellos es el energético que ha sido cara y cruz en las propuestas de los candidatos y  que ha visto en Trump uno de los apoyos en la regulación mínima en el fracking.  Se suman a esta causa eléctricas, mineras y gasistas  pues reniega de las renovables. Dentro de este sector, Técnicas Reunidas resiste a los números rojos del mercado con ligeras subidas del 0,3%. La compañía desde un punto de vista técnico ha entrado en fase de consolidación con tendencia alcista en todos los plazos aunque con un volumen decreciente que le baja la puntuación en indicadores técnicos a 6,5 sobre 10.




Una compañía que se vería favorecida por el mayor gasto de capex (inversión en bienes capital) de las empresas de la industria.   Si tuviéramos que centrarnos en una eléctrica con presencia en la región, Iberdrola está en una mejor situación que la petrolera en fase alcista apoyado tanto por el momento como por al tendencia. Variables que le conceden una puntuación de 8 sobre 10 en indicadores técnicos de una compañía que cuenta con más del 10% de los ingresos procedentes de la región.




Pero no son las únicas. ¿han pensado en Prosegur viendo la vinculación de Trump con las armas y la defensa? La beligerancia y la laxitud en la posesión de las armas del candidato es notable. Prosegur no tiene exposición a EEUU pero sí a la mayoría de países latinoamericanos. En este sentido, dice Felipe López, analista de Self Bank habría que estar atentos a las compañías con exposición a Latinoamérica, una región llamada a retrasar su recuperación en caso de que Trump salga elegido presidente”.




Claro que, a la vista de la situación de la compañía en bolsa, parece poco probable un giro radical en bolsa viendo la fuerte presencia en la región latina – México incluído – y el  beneficio que podría suponer para ella un retraso en la subida de tipos de interés. La compañía  hoy supera el 0,6% de revalorización.