El inversor español puede acceder a la renta variable a través de una gran variedad de productos de inversión. Dentro del universo de productos existentes destacan los productos cotizados en Bolsa por cumplir las dos características básicas que un inversor debería exigir a un producto de inversión, como son la Liquidez y la Transparencia.

Los productos cotizados en Bolsa cumplen esas características porque la Liquidez está garantizada por una entidad que actúa como creador de mercado (market maker) dando contrapartida a mercado abierto, y la Transparencia la tienen por el hecho de cotizar en la Bolsa que es un mercado organizado y regulado.

Los Warrants son productos cotizados en Bolsa que otorgan el derecho teórico, no la obligación, a comprar, en el caso de los Warrants CALL o alcistas, o vender, en el caso de los Warrants PUT o bajistas, una determinada cantidad de un activo (Subyacente), a un precio fijo (Precio de Ejercicio o Strike) y hasta una fecha determinada (Vencimiento).

La característica más importante de los Warrants es el Apalancamiento. Los Warrants le permiten posicionarse en un Activo con una inversión mucho más pequeña que el precio del Activo, consiguiendo un efecto palanca que se traduce en un efecto multiplicación, es decir, los Warrants amplían las variaciones del Activo Subyacente en su precio.

Gráfico explicativo del apalancamiento y evolución de un Warrant CALL y un Warrant PUT
Warrants 1

Fuente: Société Générale

El precio del Warrant, que se conoce como la Prima del Warrant, depende de la evolución simultánea de varios factores y por tanto se necesita de un seguimiento continuo de la inversión. Los factores más destacados son: la evolución del precio del Activo Subyacente, el paso del tiempo y las variaciones de la Volatilidad. Además, el precio de los Warrants también depende de los dividendos, de una forma puntual; de la evolución de los tipos de interés, cuya variación es inapreciable en el precio de los Warrants; y del tipo de cambio, para aquellos Warrants emitidos sobre un activo que cotice en un divisa diferente al Euro en su mercado de origen, por ejemplo: los Warrants sobre el S&P 500, se ven afectados, en la misma proporción, por las variaciones del tipo de cambio Euro/Dólar.

Warrants

La evolución de estos factores afecta al precio del Warrant y por tanto, el inversor de Warrants tiene que ser consciente de la existencia de todos ellos, del seguimiento de aquellos que son más recurrentes, y de la forma o cuantía en la que el factor afecta al precio del Warrant que viene medida por las Sensibilidades (Delta, Elasticidad, Theta, Vega).

Un inversor que quiera invertir en el IBEX 35 a través de Warrants va a encontrar que Société Générale tiene más de 90 Warrants emitidos sobre el selectivo español. Igualmente, un inversor que quiera invertir al alza en el IBEX 35 a través de Warrants va a encontrar que Société Générale tiene más de 50 Warrants CALL sobre el índice, y por tanto, la pregunta será, ¿cuál utilizar?

En el caso de los Warrants clásicos, los CALL y los PUT, existe una clasificación basada en dos factores: 1.- el Strike del Warrant, que salvo excepciones muy concretas, no cambia durante la vida del Warrant; y 2.- el Spot del Warrant, que es la cotización del Activo Subyacente que cambia continuamente en Bolsa.

Por tanto, atendiendo a estos dos factores, se tienen tres situaciones posibles:

1.- Strike = Spot.- Tanto para un Warrant CALL como para un Warrant PUT, en esa situación, se dice que el Warrant está en el dinero o at the money (ATM).

2.- Strike < Spot.- En el caso de un Warrant CALL, suponga un CALL de Ibex 35 Strike 10000 con el Ibex 35 cotizando en 10500 puntos, la situación favorable para el Warrant CALL, se dice que el Warrant está dentro de dinero o in the money (ITM). En el caso de un Warrant PUT, suponga un PUT de Ibex 35 Strike 10000 con el Ibex 35 cotizando en 10500 puntos, la situación desfavorable para el Warrant PUT, se dice que el Warrant está fuera de dinero o out of the money (OTM).

3.- Strike > Spot.- En el caso de un Warrant CALL, suponga un CALL de Ibex 35 Strike 10500 con el Ibex 35 cotizando en 10000 puntos, la situación desfavorable para el Warrant CALL, se dice que el Warrant está fuera de dinero o out of the money (OTM). En el caso de un Warrant PUT, suponga un PUT de Ibex 35 Strike 10500 con el Ibex 35 cotizando en 10000 puntos, la situación favorable para el Warrant PUT, se dice que el Warrant está dentro de dinero o in the money (ITM).

El hecho de que un Warrant esté dentro, fuera o en el dinero, supone que el potencial de beneficio y riesgo asociado, es diferente. En este sentido, las características del Warrant en base a esta clasificación, son:

WARRANT DENTRO DE DINERO (ITM)
- Delta > 50%, y por tanto, muy alta sensibilidad a las variaciones del Activo Subyacente.
- Poca exposición a factores como el Tiempo o la Volatilidad
- Apalancamiento moderado con riesgo moderado
- Adecuados para un inversor con un perfil de riesgo moderado y/o para situaciones de movimientos estrechos del Activos Subyacentes con baja Volatilidad.
- Adecuados para desarrollar una actividad de trading (operativa de corto o muy corto plazo) o intradía

WARRANT EN EL DINERO (ATM)
- Delta = 50%, y por tanto, alta sensibilidad a las variaciones del Activo Subyacente.
- Máxima sensibilidad (en valor absoluto) a factores como el Tiempo o la Volatilidad
- Apalancamiento alto con riesgo alto
- Adecuados para un inversor con un perfil de riesgo alto y/o para situaciones donde se defina tendencia (alcista o bajista), con una Volatilidad estable o creciente.

WARRANT FUERA DE DINERO (OTM)
- Delta < 50%, y por tanto, baja sensibilidad a las variaciones del Activo Subyacente.
- Alta exposición a factores como el Tiempo o la Volatilidad
- Apalancamiento muy alto con riesgo muy alto
- Adecuados para un inversor con un perfil de riesgo muy alto y/o para situaciones donde se defina una fuerte tendencia (alcista o bajista), con una Volatilidad creciente.

Warrants otm


Invertir en Warrants no sólo consisten en seleccionar un CALL o un PUT según se espere una evolución alcista o bajista en el activo subyacente, sino también tener en cuenta el resto de factores como el plazo de la inversión o el mayor o menor movimiento que se descuente en el activo (Volatilidad) e igualmente utilizar un Warrant dentro, en o fuera del dinero que va a ofrecer un mayor o menor nivel de apalancamiento, exposición a factores y menor o mayor nivel de riesgo asociado. Por tanto, la selección óptima del Warrant es pieza clave en el éxito de la inversión en Warrants. A partir de aquí, la opción es suya.