A pesar de que este inicio de año las bolsas han protagonizado grandes ascensos, no deberíamos olvidar que en el horizonte temporal existen diferentes riesgos a los que las economías de todos los países se deberán enfrentar en mayor o menor medida y tendrán su respectiva repercusión en la evolución de los mercados financieros.

Desde el departamento de Análisis y Producto de SelfBank señalan los diez grandes que los inversores deberán valorar para la gestión de sus respectivas carteras de inversión.

RETIRADA DE LA QE3: "Es importante que la retirada sea paulatina y que los mensajes sean conciliadores" señalan desde Self Bank. Lo cierto es que el Tapering puede ser uno de los temas más controvertidos para este año y deberemos estar atentos al ritmo de reducción de los estímulos que impondrá la Reserva Federal liderada por Janet Yellen.

DEFLACIÓN: Si bien la inflación es un temido enemigo, la deflación se ha convertido en un miedo latente en la economía estadounidense y en la zona euro debido a que no existe ningún tipo de presión inflacionista y en economías periféricas hemos observado puntualmente variaciones negativas en el IPC en la recta final de 2013.

RIESGOS EN LA ECONOMIA NIPONA: Las Abenomics despiertan dudas entre los expertos de SelfBank ya que apuntan que la tasa interanual de crecimiento del PIB se revisó a la baja desde el 1,9% hasta el 1,1%, también menguaron las expectativas sobre la inversión de capital empresarial desde el 0,2% hasta el 0%.

POSIBLES NUEVOS RESCATES: En 2014 no nos olvidaremos de Grecia y de la evolución Chipre con sus respectivos programas de rescates llevados a cabo por la Eurozona con una contrapartida en forma de un programa de ajustes fiscales para reconducir la evolución de sus déficits públicos.

PAISES EMERGENTES: Los datos del crecimiento económico de países como China, Brasil, México o Argentina estarán en el punto de mira ya que factores como la caída de la demanda de materia primas, la debilidad de sus respectivas divisas son un punto, o bien un aumento de los tipos de interés en Estados unidos son las claves para revisar sus previsiones a la baja.

MERCADO DE CREDITO: La recuperación de los países periféricos debería verse acompañada de una reactivación del mercado de crédito. Desde el BCE han barajado fijar intereses negativos en sus depósitos o posibles inyecciones de liquidez con la finalidad de hacer llegar el dinero a familias y empresas. El departamento de Análisis de la firma indican que “Ideas parece que no faltan, pero la realidad es que, a día de hoy, aún no consiguen materializarse”, esta afirmación hace referencia a las diferentes opciones que han salido. 

PUESTA EN MARCHA DE LA UNION BANCARIA: En el mes de noviembre veremos como el BCE asumirá el papel regulador supervisará las entidades financieras de la Eurozona a excepción de las cajas regionales que seguirán bajo la mirada del Banco de España. A este paso le seguirá la creación de un Fondo Único de Garantía de Depósitos y el Fondo Común de Resolución Bancaria que permitirá afrontar futuras crisis bancarias.

TEST DE ESTRES: Aproximadamente 130 bancos europeos se deberán afrontar a los test de estrés, antes de que el Banco Central Europeo (BCE) sea el regulador único. La cuestión principal estará en los resultados que se deriven de estas pruebas... si los resultados fueran negativos y por tanto no pudieran ser superados, obligarían a las entidades financieras a aumentar sus ratios de capital a través de ampliaciones de capital, tenedores de deuda subordinadas o bien con una entrada de capital público.

TECHO DE DEUDA EN EEUU: Este riesgo lo deberemos enfrentar en el corto plazo, concretamente el 7 de febrero, fecha clave en la que el Congreso y el Gobierno estadounidense deberán ponerse de acuerdo para fijar un nuevo techo de deuda por encima de los 16,7 billones de dólares. De no alcanzar un acuerdo la Administración de Obama únicamente tendría margen para endeudarse hasta finales del mes. No obstante, desde la firma de inversión apuntan a que “lo más probable es que el Congreso llegue a un acuerdo que permita elevar el techo de la deuda y financiar al gobierno federal el resto del año fiscal, evitando un poco probable impago de su deuda por parte del Gobierno de EE. UU.”

MAL DE ALTURA: La gran revalorización que han experimentado las bolsas durante el año anterior, puede ser una premisa válida para concluir que el mercado está caro por lo que el público inversor debería estar atento a las realizaciones de beneficios durante este ejercicio.

Ante este escenario... ¿Creéis que las bolsas tendrán un año alcista a pesar de los diferentes riesgos?, ¿Cuál es el mayor riesgo en el horizonte?

"Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones"