En un contexto de tipos de interés en mínimos y de volatilidad en los mercados, Caixabank ha reconocido una reducción del 2,6% hasta los 970 millones de euros en los nueve primeros meses del año. La entidad habla de un margen bruto que se reduce en más del 6% con un ratio de morosidad que desciende hasta el 7,1%.
 

CaixaBank reconoce, en la nota de prensa enviada con sus resultados, que el beneficio atribuido de estos nueve primeros meses del año se compara con un período que incluía impactos singulares asociados a la integración de Barclays. De forma que el resultado antes de impuestos alcanza los 1.314 millones, un 45,2% más respecto a los nueve primeros meses de 2015. Por su parte, el resultado del negocio bancario y asegurador asciende a 1.374 millones con una rentabilidad (ROTE) en los últimos doce meses del 11% .

En este periodo, el resultado obtenido se apoya en la evolución de los ingresos y los gastos, que permite que el margen bruto alcance los 5.939 millones (-6,6%) y el margen de explotación los 2.821 millones (+2,7% y -10,6% si se excluyen los costes extraordinarios), y la significativa reducción de las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras provisiones (-33,3%). En la evolución interanual, el margen de intereses alcanza los 3.080 millones de euros (-6,9%) y los ingresos por comisiones se sitúan en los 1.546 millones (-3,4%). En la comparativa trimestral, ambos conceptos confirman la mejora apuntada en el segundo trimestre: el margen de intereses aumenta un 1,8% como consecuencia, entre otros, de la disminución del coste de financiación, y los ingresos por comisiones se incrementan un 2,7% debido, principalmente, a la mayor comercialización de planes de pensiones y seguros.

Los gastos sin costes extraordinarios se reducen un 2,2% en la variación interanual y un 0,4% en la variación trimestral, tras el continuo esfuerzo de racionalización y contención de costes, la captura de sinergias tras la integración de Barclays Bank, SAU y ahorros derivados de las prejubilaciones y los acuerdos laborales para la optimización de la plantilla.

En este trimestre se han registrado costes extraordinarios por 121 millones asociados al acuerdo laboral alcanzado en julio. Esta evolución de los ingresos y costes permite que la ratio de eficiencia mejore 4 puntos porcentuales en el año y se sitúe en el 54,9% y, sin costes extraordinarios, en el 53,3%. Las ganancias/pérdidas por activos y pasivos financieros y otros se sitúan en 718 millones (+0,8%), e incluyen la plusvalía bruta de 165 millones del resultado de la operación de Visa Europe Ltd. Los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en los 550 millones de euros (-10,5%) impactados, entre otros, por el cambio de perímetro tras el acuerdo de permuta con CriteriaCaixa. El epígrafe de ganancias/pérdidas en baja de activos y otros recoge, entre otros, los resultados generados por la venta de activos y otros saneamientos, principalmente, de la cartera inmobiliaria. En 2015, incluía la diferencia negativa de consolidación de Barclays Bank, SAU.

Cartera de crédito

La evolución de la cartera sana de crédito confirma la tendencia de recuperación con un incremento del 0,3% en 2016. Los créditos sobre clientes brutos ascienden a 205.100 millones (-0,6% en 2016). El crecimiento de la cartera se apoya en la sólida mejora de la nueva producción en comparación con el tercer trimestre de 2015: hipotecario (+43%), consumo (+44%) y empresas y corporativa (+11%). Los recursos de clientes ascienden a 299.673 millones de euros, con un aumento del 1,0% en los primeros nueve meses de 2016 (+3.074 millones). Los recursos en balance se sitúan en los 215.895 millones de euros, con un crecimiento destacado del 6% del ahorro a la vista y una reducción del 18,8% del ahorro a plazo, tras la renovación de vencimientos y la intensa gestión de los márgenes de las operaciones.

Reducción de las dotaciones

Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otros ascienden a 1.177 millones, con un descenso del 33,3% respecto al mismo periodo de 2015 por la reducción, principalmente, de las dotaciones para insolvencias (-679 millones, -49,4%).
El coste del riesgo se reduce hasta el 0,42% (-40 puntos básicos en los últimos doce meses). El epígrafe de otras dotaciones incluye la estimación actual de la cobertura necesaria de contingencias futuras, el deterioro de otros activos y, en el segundo trimestre, el registro de 160 millones asociados al acuerdo de prejubilaciones de abril de 2016.

En los últimos 3 años, la ratio de morosidad ha descendido 4,1 puntos porcentuales, hasta situarse en el 7,1% a cierre del tercer trimestre. Esta evolución se ve impactada por la continua caída de los saldos dudosos, que se han reducido en un 20,6% en la variación interanual (-3.952 millones en los últimos doce meses y -898 millones de euros en el tercer trimestre).

Solvencia

CaixaBank mantiene un elevado Core Capital (Common Equity Tier 1) fully loaded del 12,6%, impactado en +98 puntos básicos tras la colocación privada de acciones propias entre inversores cualificados con el objetivo de reforzar la solvencia en el marco de la Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) sobre BPI. En este contexto, el 21 de septiembre de 2016 la Junta General Extraordinaria de Banco BPI acordó la eliminación del límite de votos que puede ejercer un accionista. A continuación, la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios de Portugal acordó el cese de la dispensa de OPA obligatoria otorgada a CaixaBank en 2012 respecto a Banco BPI, colocándose de esta forma CaixaBank en el deber de lanzamiento de una OPA obligatoria, lo que se realizó a un nuevo precio por acción de 1,134 euros (precio medio ponderado de los 6 meses anteriores). La OPA está sujeta a la obtención de la autorización de distintos organismos supervisores.