“La renta fija corporativa es una muy buena oportunidad de inversión, especialmente a través de fondos, ya que estos instrumentos están recogiendo muy bien la tendencia”, dice Antonio Castilla. Socio-Director de CGA Patrimonios.

“Bien es cierto que los fondos de deuda corporativa se vieron afectados con rentabilidades negativas cuando la prima de riesgo se fue a máximos, pero ya han recuperado muy bien”. “Los fondos Invesco Euro-Corporte Bond o el BNY Mellon Euroland Bond nos gustan en este campo”.

En cuanto a grado de inversión, “el investment grade va a tener más valor añadido de cara a final de año, mientras que el high yield se empieza a agotar. De hecho, nosotros vamos a apostar por la renta fija corporativa en dólares, ya que el billete verde, en el entorno de 1,32-1,33 dólares gana valor para este tipo de estrategias y fondos. Aquellos que tengan RF corporativa en euros la deberían pasar dentro de la misma categoría a dólares”.

Bolsas, como la española, se han quedado muy rezagadas, por lo que tiene valor, ya que el recorrido que ha tenido el mercado americano lo tiene que recoger el europeo. En este sentido, Castilla apuesta por el “Allianz RCM Europa Value o el MSF Europa Value. Éste último es un fondo bastante conservador con una volatilidad por debajo de la media”.

En Wall Street los índices han tenido una fuerte revalorización este año y están cercanos a máximos. “Estábamos temerosos en los 1.400 puntos del S&P 500, pero el Quantitative Easing 3 va a dar un impulso nuevo a la renta variable, por lo que WS seguirá subiendo, aunque lo haga con menos fuerza que la española”.

La reforma fiscal española que aumenta el gravamen de las plusvalías de inversión en el primer año “va a beneficiar a los fondos, ya que se pueden hacer reformas en las estrategias de inversión sin tener que tributarlo”. Sin embargo, “el problema lo van a tener los ETFs o fondos de inversión cotizados, en los que el inversor entra y sale como en una acción, y tributará dentro del nuevo parámetro fiscal”.

“Apostamos por los fondos mixtos y mixtos-flexibles, como el Best Carmignac, el BNMEllon Global Return, ya que puede seguir habiendo riesgos para la renta variable, pero en estos fondos estamos en manos del gestor, que va a llevar una estrategia activa”.

“Los emergentes empiezan a despertar, por lo que apostaríamos por ellos a través de fondos mixtos o direccionales de RV emergente”.