A pesar de que son más optimistas con la economía europea, pues hay señales que advierten de brotes verdes, lo cierto es que a la hora de incorporar bonos a cartera dedican más tiempo al mercado americano. ¿El motivo? Es más grande y, por ende, es más fácil encontrar nuevas oportunidades. 

David Walls es co gestor del Vontobel High Yield Bond. Con más de 15 años de experiencia en inversiones, Wall se incorporó a Vontobel en 2013. Ejerció como consultor de renta fija high yield en Wadell & Reed, en Estados Unidos y previamente fue Co-fundador de Tres Mares Capital así como socio y gerente de cartera en Highland Capital Management.
 

¿Teme que una subida de tipos en USA afecte a la tendencia alcista de las bolsas?
 Creemos que la economía norteamericana sigue recuperándose satisfactoriamente. Nuestra visión, en Vontobel, es que la recuperación sigue su curso aunque probablemente a un ritmo más lento del que muchos inversores y compañías piensan. Por tanto, pensamos que la Fed tiene más margen de maniobra y más libertad para esperar aún más antes de subir tipos. Existe una probabilidad razonable de que la Fed empiece sus movimientos este año. Será un movimiento muy gradual. Van a ser muy cautos con su lenguaje. Continuarán con su postura blanda. En los dos últimos años el mercado ha estado anticipando esta subida de tipos. Por nuestra parte, somos de la opinión de que la subida de tipos real no se producirá hasta el año que viene, por lo que creemos que el mercado tendrá capacidad suficiente para adaptarse a esta nueva situación. No esperamos que se vuelva a generar en el mercado la misma volatilidad que vivimos hace unos veranos cuando todo el mundo temía que los tipos iban a subir muy rápidamente.


¿Cuándo prevén que suban tipos?
No tenemos una fecha. Ciertamente, el punto de vista del consenso en el mundo de la gestión de activos y en la renta fija, estima que probablemente se produzca más adelante este año. Creo que existe una probabilidad muy reducida de que suban los tipos en Junio. Si lo hacen, será un movimiento muy pequeño y que vendrá acompañado de un discurso muy acomodaticio sobre que seguirán evaluando la situación y el nivel de inflación. Y de ello dependerá y será el motor que guiará su siguiente paso. No tememos que se vaya a producir un gran movimiento este año y en consecuencia un repunte de la volatilidad.


Considerando las diferentes políticas monetarias en USA y Europa. ¿Es de los que incrementaría exposición al viejo continente en detrimento de Europa?
En términos generales, somos más optimistas este año con la economía europea que lo que lo éramos el año pasado por estas fechas. Hay señales que indican que se están dando brotes verdes, si queremos llamarlos de esta forma, y vemos crecimiento en algunas áreas de Europa. Esto nos indica que ya hemos tocado fondo y que hay crecimiento en el horizonte para Europa. Muchas de las decisiones de asignación están relacionadas con las valoraciones y pensamos que los diferenciales en Europa están ya muy ajustados en el segmento de bonos de alto rendimiento, en particular para los emisores de mayor calidad crediticia, BB y la parte más alta del espectro B. En consecuencia, no encontramos mucho valor hoy en día en el mercado europeo, aunque es cierto que hay algunos nichos donde sí encontramos valor. En general, vemos más oportunidades en el mercado norteamericano.


¿En qué bonos high yield están invertidos?
Jaguar es un buen ejemplo de empresa europea. Tenemos una posición en bonos de Jaguar. Con los nuevos propietarios indios, la empresa ha conseguido resurgir prácticamente de sus cenizas. Es una posición que tenemos en nuestra cartera central. Nos gusta el perfil crediticio de la compañía, sigue creciendo a un ritmo muy interesante, al mismo tiempo que el apalancamiento ha permanecido estable y por todo esto pensamos que es una buena historia de crédito a nivel fundamental.

Tenemos también otros bonos europeos. Algunas posiciones en el sector del vídeo como Unitymedia Kabel. En el sector de los medios tenemos UPC. Empresas de este tipo. Tenemos bastantes nombres europeos en nuestra cartera. Lo que ocurre es que si se buscan nuevas oportunidades, probablemente se puedan encontrar más en Estados Unidos. El mercado americano de bonos de alto rendimiento es mucho más grande que el europeo, aproximadamente es casi cuatro veces más grande que el europeo y por ello pasamos más tiempo buscando oportunidades en el mercado estadounidense que en el europeo porque en él vemos más valor.

¿Sobreponderan el sector energético en cartera?
El energético ha sido un sector muy interesante. Como los precios del petróleo cayeron de forma muy brusca el año pasado, los inversores huyeron de este sector, pero ha sido un sector muy estable con el precio del petróleo cerca de 100 dólares durante varios años. Invertimos mucho tiempo analizando el sector de exploración y producción en Estados Unidos y hemos encontrado muchas oportunidades en él que hemos implementado en nuestra cartera. Nuestra intención es tenerlas en cartera durante mucho tiempo pues pensamos que al final los precios del petróleo se estabilizarán, en algún nivel por debajo de los cien dólares, pero por encima de dónde se encuentra ahora. La oferta y la demanda se reequilibrarán y pensamos que los bonos del sector energético cuentan con múltiples motores y palancas para aumentar su liquidez y mantener el endeudamiento bajo control.

¿Cuál es la rentabilidad media del fondo y la asignación de activos del mismo?
Nuestra asignación de activos es básicamente en bonos de alto rendimiento. El fondo invierte al menos dos tercios de su cartera en bonos de alto rendimiento y ahora estamos por encima de ese porcentaje. Tenemos una parte de nuestra cartera que llamamos TELP (posición táctica de liquidez mejorada). Vigilamos la liquidez de nuestra cartera muy cuidadosamente. Gestionamos la liquidez como si fuera una clase de activo separada, de tal manera que cuando hay volatilidad en el mercado no tenemos que vender bonos con un precio bajo. En este momento nuestra posición de liquidez es de cerca del 12%, pero no solo incluye efectivo, si no también bonos con grado de inversión líquidos, cubiertos con el índice de CDS. Asimismo, cerca del 55% del fondo corresponde a emisiones denominadas en dólar. En términos de rendimiento, el rendimiento medio de la cartera es de 5,5% y nuestro yield actual, en términos de carry, está cerca del 7%, lo que nos sitúa por encima de nuestro índice.


¿En qué momento del ciclo de crédito nos encontramos?
Históricamente, si se analizan los datos, los bonos de alto rendimiento han ofrecido mejor rentabilidad con menos volatilidad. Lo interesante de los bajos tipos de interés que hoy tenemos en todo el mundo es la atractiva renta que se obtiene. Los fundamentales del crédito están mejorando; en Estados Unidos se mantienen estables, pero en Europa están mejorando por lo que creemos que los bonos de alto rendimiento constituyen una opción interesante, el crédito en general. 2015 debería ser un buen año para esta clase de activo.