El BCE y la EBA efectuarán una prueba de resistencia para los bancos sistémicos más grandes para la UE. Son 124 entidades con una metodología y escenario macro que sirve de modelo para que los supervisores nacionales hagan lo mismo con el resto de 6000 bancos que hay en Europa. 
 
La idea es publicar los resultados de una sola vez el 6 de octubre de 2014 para que el BCE inicie su función de supervisor único el 4 de noviembre de 2014. Se quiere una publicación única, simultánea para no estigmatizar a aquellos bancos que quizás tienen una mala nota y necesitan cierta cobertura.

Los bancos españoles han hecho un ejercicio de limpieza de sus balances muy importante en los últimos años. Todos pasarán el test de estrés, en algunos casos tendrán ciertos problemas en el sentido de no tener un gran desahogo en provisiones de activos relacionados con el sector inmobiliario que puedan conducir a un déficit de capital o a una tenencia desproporcionada de deuda pública en sus carteras. Todos pueden y deben pasar bien el examen.

El reparto de la deuda pública en las tres carteras que tienen los bancos es muy desigual banco a banco. En general, 2/3 está en carteras de disponibles para venta que se valorarán a precios de mercado. La cartera de negociación se aplicará un mark to market y la cartera de vencimiento se valorará por nominal. Los primeros tendrán un impacto en los precios de los bancos españoles pero dado que cuenta con ratios de capital del 10%, tienen más que holgura para cumplir adecuadamente este ratio.

La banca española en general hace pura banca de intermediación. En los grandes bancos de Europa la actividad de negociación o trading es extremadamente importante. Son mercados muy volátiles donde el regulador define unos requisitos muy superiores y ello puede dar lugar a que tengan problemas de insuficiencia de capital.

Además de los países de la periferia que más han sufrido la crisis, como serían Grecia, Chipre o Portugal, los dos países donde el ritmo de reformas ha sido lento son Francia e Italia, porque son países donde los conflictos sociales impiden tocar las estructuras de las economías, lo que repercute en los sistemas financieros. De alguna forma el gobierno francés y su homólogo italiano han iniciado un proceso de reformas muy importante, haciendo una hoja de ruta para tomar todos los parámetros.

Los escenarios macro prevé no solo variables muy desfavorables en los países donde opera cada banco sino que se tiene en cuenta la evolución económica en terceros países, especialmente en aquellos países donde hay bancos que operan de forma significativa, como son Santander y BBVA en países como Brasil, México, EEUU, Reino Unido y Polonia. La evolución negativa de la contracción del PIB es tenida en cuenta pero la diversificación que han alcanzado les permite soportar y aguantar desviaciones sin tener ningún problema de tener insuficiencia de provisiones.