La próxima semana se conocerán las cuentas del primer trimestre de los dos grandes bancos españoles, BBVA y Santander. ¿Qué espera de estos resultados y de ambos valores?
Esperamos que los resultados del primer trimestre del año de las entidades bancarias muestren una evolución favorable, aunque discreta, de las financieras, fruto sobre todo de la reestructuración que se mantiene presente. Además, el sector tiene como principal catalizador del descuento de la mayor predisposición del BCE para actuar con una política monetaria mucho más laxa, totalmente expansiva y con el apoyo de Alemania.

Contrariamente los bancos van a tener que rendir cuentas en los tests de stress para continuar mostrando la evolución positiva de las estructuras financieras a nivel general de las principales entidades bancarias europeas. Por ello, creemos que vamos a tener un entorno positivo del que se beneficiarán los grandes bancos europeos.
En el caso de BBVA y Santander, han mostrado en las últimas sesiones una mejora importante, sobre todo Santander, que había quedado rezagada en los meses anteriores en un lateral. Además, ha alcanzado la zona psicológica de los 7 euros y ahora creemos que va a consolidar esta zona y se va a mover entre los 6,80-7,15 para que después, en caso de que se produzca el principal catalizador que esperamos, es decir, la actuación del BCE hacia el verano, pueda atacar nuevos máximos.
En el caso de BBVA, se está moviendo también en una zona importante comprendida entre los 8,90-9,15 euros. El intento de consolidación de este nivel es importante para atacar los 10-10,20 euros, aunque quizás lo haga ya en la segunda parte del año al calor de la actuación del BCE.

El día 9 de mayo Telefónica presenta resultados. ¿Qué previsiones guarda para estas cuentas y para el valor?
Esperamos que Telefónica continúe beneficiándose de los descuentos que muestra por fundamentales, no obstante, el sector sigue mostrando incertidumbres que deberían ir diluyéndose poco a poco por el cambio de sesgo general del sector, que tiende a la digitalización y necesita el apoyo gubernamental.
En el caso de Telefónica, ha recuperado posiciones recientemente, pero tenemos que seguir siendo prudentes observando los pasos estratégicos que dé la compañía. Técnicamente, se está movimiento en un gran lateral entre los 11-12,80 euros y recientemente ha recuperado posiciones tras tocar mínimos en 10,80 euros. Ahora se enfrenta al nivel psicológico de los 12 euros y una ruptura le llevaría a los 12,80, aunque ese nivel podría ser una resistencia importante que no se superará mientras no aparezcan catalizadores importantes para el sector, en general, y la compañía, en particular.

Tradicionalmente la cotización de las aseguradoras se ha movido en sentido inverso a la prima de riesgo. Sin embargo, vemos en las últimas jornadas cómo Mapfre y Catalana Occidente se han estancado o, incluso caído, mientras la prima seguía descendiendo. ¿Cree que serán capaces de volver a superar máximos históricos viendo esta dinámica?
El sector asegurador continúa mostrando descuentos por fundamentales muy importantes a nivel europeo. Creemos que se van a ir descontándose progresivamente. Es cierto que, además, su comportamiento va a ir muy ligado al comportamiento del BCE, como está ocurriendo con los bancos. Por ello, en las últimas semanas estamos viendo una consolidación del sector. Nuevas actuaciones por parte del BCE darían lugar a subidas de los valores, aunque paralelamente las principales compañías del sector, como Mapfre, también están dando pasos hacia la mayor internacionalización. En este sentido, la evolución de los resultados a nivel sectorial está siendo algo peor de lo esperado por la evolución del tipo de cambio, pero se van a ver beneficiados por acciones laxas por parte del BCE.

¿Ve factible un programa tipo Quantitative Easing en Europa?, ¿cuáles serían las empresas españolas más beneficiadas por un QE europeo?
Vemos factible que el BCE actúe con mayor fuerza para apuntalar la situación económica de la eurozona y recientemente se ha producido cierto estancamiento de los niveles de recuperación en alguna zonas de Europa, por lo que se hace necesario un mayor apoyo para constatar la recuperación global europea. Por ello, es inteligible la predisposición de Alemania a apoyar medidas extraordinarias para confirmar la recuperación sostenible por parte, sobre todo, de las economías periféricas. Por tanto, los sectores más ligados a la crisis de deuda, como el bancario, el asegurador y los endeudados más unidos a la evolución económica, van a ser los más beneficiados de que se produzcan nuevos pasos por parte del BCE.

¿Alguna recomendación de inversión en este escenario?
La renta variable europea continúa teniendo descuentos por fundamentales y, además, puede verse beneficiada por la mejora de la evolución de los resultados empresariales, fruto de los esfuerzos de las compañías europeas, y por la predisposición de actuar del BCE. En este sentido, vemos un escenario muy positivo para los sectores ligados a la crisis de deuda –asegurador y bancario- y las bolsas ligadas a las economías periféricas, así como el sector petrolero, que también se verá beneficiado de la recuperación económica, o los sectores cíclicos.