“Si olvidas lo que vales, olvidas lo que mereces”.
Semana intensa la que me ha tocado vivir en el mercado, otra de muchas. El lunes tuvimos la oportunidad de compartir experiencias y tertulia con alguno de ustedes en el maravilloso evento de Trading que Estrategias de Inversión organiza cada año y que lleva ya nada menos que 5 ediciones, cada cual mejor. A lo largo de estos 5 años, hemos expuesto diferentes ideas a los asistentes con el propósito de enseñar de la manera más profesional posible, como sacar partido del mercado.

El primer año desafiamos a la comunidad técnica planteando la gestión monetaria como elemento definitivo para el éxito en el mercado. La introducción de la gestión monetaria en España como argumento clave ha sido uno de los buques insignia de Blackbird, pero hemos tratado de aportar otras cosas y utilizamos este evento como punto de partida, para desarrollar nuevos conceptos que utilizamos en nuestros programas formativos. El segundo año expusimos en el Trading Room, la operativa en directo por primera vez en España. El tercer año, introdujimos el Value Investing de manera transversal con el chartismo, explicando de qué manera podemos utilizar el Value, de una manera complementaria a las técnicas de operativa más avanzadas. El año pasado asumí la responsabilidad de encuadrar la psicología en un plano operativo, un aspecto muy importante, puesto que el 60% del éxito en el mercado parte de la visión psicológica. Este año, hemos introducido en España la idea de los grandes temas en la operativa y creo que tras la ponencia, queda claro que un Trader no basa sus ideas con base a la absurda creencia que podemos anticipar tendencias para ganar exageradas rentabilidades porcentuales, más bien explicamos que adaptar nuestra operativa a una connotación macroeconómica es clave para poder aplicar con decisión y perseverancia nuestro plan operativo.

Y los temas actuales son asombrosamente extraordinarios, puesto que en toda mi carrera como Trader no ha habido un mercado más ambiguo y bipolar que el actual. Entiendo la macroeconomía, pues soy economista y está claro que el sistema capitalista ha estado tan cerca de la quiebra, que durante 7 años ha gestado la debacle (2.000-2.007) y durante 6 años ha precisado de una intervención quirúrgica para salir indemne (2.008-2.014). Los riesgos no han terminado y siempre hemos defendido que en el largo plazo, las consecuencias de la devastadora crisis subprime, son claramente inflacionistas. De momento es un tema apartado, puesto que podemos absorber el desendeudamiento global con deflación, pero desapalancar el balance de la FED será duro y podemos vivir una época fuertemente inflacionista en un período de 5 a 10 años. Como advertía en mis últimas notas de análisis, el mercado se está preparando para una nueva ronda de barra libre por parte de los bancos centrales de China, Brasil y Europa. En este sentido, China podría empezar a aplicar políticas Keynesianas para estimular la economía, del mismo modo que Brasil ha advertido que tiene nada menos que 376 billones de USD en reservas (lo que implica no impresión monetaria) para estimular el crecimiento, si así fuera necesario.

Ayer el BCE tomó cartas en el asunto y asistimos a la rueda de prensa de Mario Draghi, con espíritu crítico y pensando en comprender las circunstancias que han hecho cambiar el rumbo del BCE en las últimas semanas, pero no nos engañemos, estamos aquí para buscar oportunidades y como mantenía en nuestra ponencia, para buscar en los grandes temas puntos de inflexión para condicionar nuestro Trading y adaptar nuestra operativa a todas las hipótesis que componen esta excelente sinfonía que es el mercado. Como operadores de bolsa, tratar de comprender el mercado siguiendo un precio es absurdo. Hay que observar el conjunto del mismo. Los grandes movimientos están causados por decisiones macroeconómicas. Esto es un mercado, si hay dinero hay demanda y los activos suben, ¡no hay más! Especulamos grandes temas, fallos del sistema, irresponsabilidades políticas y comprender la esencia del mercado se antoja como elemento clave para sacar tajada de ello, de ello vivimos y a ello vamos.

Mi opción pasa por la recuperación europea como uno de los grandes temas. Por supuesto he venido advirtiendo de la burbuja en el DJ US Biotechnology o de la más concreta burbuja de las redes sociales, como por ejemplo mi posición bajista en Twitter, idea que llevé a cabo y compartí con los usuarios de Estrategias de Inversión en un vídeo análisis con fecha 3/01/2.014. La idea bajista en Twitter nos ha generado unas ganancias del +40%, pero mi idea es doblar la posición en mínimos históricos, terreno inexplorado para los operadores. La caída libre castiga el compromiso emocional y el componente grueso de los operadores lo vive con angustia y miedo, lo que suele acelerar los movimientos en el precio y eso es lo único que debería importarnos. Esta observación, a veces puede parecer presuntuosa y poco escrupulosa, pero basamos nuestra operativa en un sistema de orden económico capitalista en el que el estado regula mediante la propia coerción nuestra libertad, con la excusa evidente de que el orden social debe legislarse y regularse con las autoridades competentes y los impuestos. En el fondo somos libres de tomar nuestras decisiones y acatarlas y gracias a los movimientos bajistas, se nos permite corregir ineficiencias en los mercados financieros. ¿Acaso alguien duda que de haber cotizado en un mercado regulado los bajistas no hubieran evitado la bancarrota de los bancos españoles? Probablemente sí, los bajistas habrían frenado la burbuja inmobiliaria antes que el Estado tuviera la excelsa idea de hacer dueños del sistema energético español a los promotores o de buscar en la burbuja de la energía solar, la diversificación de nuestro modelo productivo. Si se me hubiera permitido el lujo de ponerme bajista de algún gran tema, lo hubiera hecho sobre el ejecutivo español y créanme, hubiera sido extraordinariamente rentable.

Pero hoy más allá de la crítica quiero compartir con ustedes un halago, mi respeto sobre un líder carismático y tenaz. Mario Draghi, tecnócrata para unos y héroe para otros, ha demostrado otra vez que sabe bien lo que lleva entre manos, no hay mejor marinero para hacerse cargo de un buque que estaba destinado a la deriva. Hoy la hipocresía alemana que ha llevado a contener al BCE, amparándose en una inexistente inflación a cambio de financiarse gratuitamente, ¡ha terminado! Los riesgos sobre su crecimiento económico son más plausibles que las ventajas de financiarse a coste 0. El Bundesbank da manga ancha a Draghi y el tecnócrata, lejos de pensar de manera egoísta en su legado, ha actuado con sentido de estado europeo asumiendo con responsabilidad y rigor su mandato. De haber tomado la decisión de imprimir dinero y dejar los tipos de interés al 0%, mi crítica sería voraz, pero acataría con convicción su propuesta, comprando de manera desmedida renta variable.

renta variable


Pero Draghi, como máximo representante del BCE ha dictaminado una decisión, que plantea continuar de la misma manera, es decir tipos al 0,25%. Es evidente que poco tiene que ver Mario en una decisión democrática, pero lo bueno de Draghi son los tiempos y el sutil mensaje que desprende su palabra, más allá de la retórica que a veces ha sido santo y seña de Bernanke, una vedette en el circo que se ha convertido América. En sus palabras, se desprende un mensaje claramente oportunista de alguien que comprende el funcionamiento del mercado y sabe manejar los tiempos. Acometer sobre los miedos del mercado, hubiera tirado por la borda tres semanas de desempeño alcistas, pero Draghi ha lanzado un guiño al mercado, admitiendo que ya no se discute en el BCE si los estímulos son o no posibles, más bien se discute si los aplican o no y ¡con eso me quedo! el BCE atenderá al dato de la inflación y si este es negativo, veremos un plan de políticas monetarias no convencionales. Y como siempre digo, bajemos al barro y recapitulemos en lo que nos interesa; nuestros temas. Si los datos de inflación son malos, la bolsa subirá. El manejo de los tiempos es importante y ahora al mercado le da igual todo y seguirá con especial fruición y determinación el dato de inflación y como no, ahí estaré controlando desde mis pantallas el EUR/USD y la renta variable española, para tratar de aprovechar este desgaste de mi apasionante mercado.

Al fin y al cabo, oxigenar el mercado es positivo y la noticia de hoy ha sido buena para todos. Si la economía se recupera a buen ritmo, subiremos de manera más controlada y sostenible. Si la economía no es capaz de superar el fantasma de la deflación, el BCE está preparado para hacer lo que sea necesario, lo que es bueno para el mercado. La gran partida de póker en esta guerra de divisas, podría terminar en repoker de ases si China y Brasil empujan, puesto que el BCE no se habría ensuciado las manos y logrando hacer de la divisa común, maldita en 2.012, el nuevo referente mundial de las monedas demostrando una vez más, que el mercado ¡antes de atacar se defiende! como siempre mantengo, y que las mejores decisiones de Trading suelen llevarse cabo buscando “la contra”.

Y a la contra es el camino que escogimos, comprando bancos en nuestra cartera e incorporando BBVA, Bankinter y Sabadell; Popular y Santander. Como les expresaba en esta tribuna de opinión el día 28.02.2014 en el artículo en esta casa titulado “Ibex 35; ¿planteando un desarrollo bajista?”, mi hipótesis se planteaba en una idea de pauta plana que finalmente se ha completado.

bbva


El mercado, tras superar los 10.600 puntos, reactiva el movimiento direccional terminando la pauta correctiva plana y continuando el movimiento direccional con una meta clara que pasa de manera innegociable por los 11.000 puntos. La fuga de Santander, Popular, Iberdrola y Telefónica podría verse completada por la de BBVA, es un escape de los pesos pesados del IBEX 35, que podrían darnos que hablar y mucho, puesto que las fugas de los patrones chartistas, como la del Santander ¡no son ninguna broma!

A veces en el mercado nos olvidamos del valor de las cosas y eso incide negativamente en lo que merecemos. El yield spread del IBEX 35 es del 2,07%, con un yield del 5% que convierte al selectivo español en la bolsa desarrollada más barata del mundo. No dejemos que el recuerdo reciente invada nuestros corazones de miedo y dejemos que sea la ilusión y la esperanza quien domine nuestras decisiones. El mercado ha roto de manera determinante un camino que por supuesto está lleno de riesgos, pero que únicamente el tapering puede amargar su frescura. Dejemos que las amplias divergencias que se han sucedido en los últimos 5 años sigan su camino, puesto que al fin y al cabo, el mercado es soberano y si actuamos con la diligencia que se nos requiere como profesionales, hoy venderemos redes sociales y biotecnología en USA y compraremos bancos españoles, aprovechando una sinfonía que tal vez suene distinto en esta ocasión, pero este es el concierto que nos ha tocado escuchar y de esta manera nos toca operar.