Gonzalo Cañete, de Swissquote, analiza los posibles escenarios a los que se enfrenta Grecia y, por consiguiente, la eurozona, ante los pagos que ti ene que hacer frente en junio. 

El día 5 de junio Grecia tiene que hacer frente al pago de 762 millones de deuda al FMi, pero no tiene liquidez para hacerlo. ¿Qué puede pasar?
El 5 de junio llega la H clave para Grecia. Hay que tener en cuenta que no se le concede crédito a Grecia desde agosto de 2014 desde el FMI ni el eurogrupo. En el pago de mayo se sacaron un as de la manga y pagaron con el fondo de reservas del FMI y estoy seguro que fue algo que se sacó por sugerencia del FMI. En cualquier caso, ahora tendrá que desembolsar 762 millones de euros el 6 de junio y, a lo largo de todo ese mes, tendrá que pagar más de 1.500 millones, pues también tiene que pagar subsidios

Se acaban las soluciones para Grecia, pues están secando las vías públicas y los bancos privados.

¿Cuál es la situación de Grecia?
Alemania piensa que Grecia tendrá que ceder porque el sector bancario griego está sufriendo mucho. Sin embargo, por otro lado Grecia piensa que no sólo es un problema suyo, pues los que tiene la deuda del país son los bancos, especialmente los alemanes y, si el país va a la quiebra, afectará a toda la renta fija europea, sobre todo a la alemana; además, indirectamente influiría a la fluctuación del EURUSD que podría sufrir un bajón increíble, y esto afectaría a la renta variable e incluso a EEUU.

Para poner cifras:
- el PIB de Grecia es sólo el 1,8% de la eurozona, unos 210.000 millones de euros, el problema es que si se borra de la Unión Europea, dará una mala señal.
- Si Grecia impaga deuda conllevaría una crisis en el sector de la renta fija, afectando al resto de bancos y afectando al EURUSD por la bajada del euro. ¿Qué consecuencias tendría una caída del euro? Pues se estima en 74 trillones de dólares las cifras manejadas en el EURUSD, así que, una distorsión en el euro provocaría toda una tormenta.

¿Hasta ahora, de dónde está sacando dinero Grecia?
Una de las medidas que ha adoptado es descontar el 3% del impuesto de pago con tarjetas, para recortar la economía sumergida reduciendo las transacciones en cash. Pero el dinero que ha captado por esta vía no llega siquiera el 50% de todo el pago que tiene que hacer frente en junio.

También han canalizado el dinero disponible en los gobiernos regionales y el nacional, al Banco Central de Grecia, para que hagan de colateral en los pagos que tengan que hacer.

Entonces, ¿qué soluciones quedan ahora?
Podríamos asistir a lo que pasó en Chipre: retener los depósitos de deudas privadas, una medida totalmente soviética. Esto se haría en forma de campana de Gauss. Se cogerían las cuentas más grandes primero, pero mucha gente, especialmente los más ricos, han sacado sus depósitos del país, por lo que afectaría hasta el último de la cola.

Otra opción más diplomática sería que el Banco Central decidiera repartir los 120.000 millones de deuda que tiene Grecia entre los bancos centrales de la eurozona. Así se mutualizaría el impago de Grecia y los países tendrían que emitir más deuda para cubrir esto, transmitiéndose incluso a la renta fija privada. Aquí el BCE tendría que tomar medidas porque ahora respalda el 20% de las emisiones de deuda.

¿Esto conllevaría que el BCE tuviera que cambia su programa QE?
Quizás no cambiaría la cantidad que compra en el mercado, pero sí las condiciones en la que la coloca, por ejemplo, elevando el porcentaje en el que cubre las emisiones de deuda de los países hasta un 40%. No hay nada escrito y se inventarían algo.

Pero pasar la deuda a otros países conllevará que se aumentara la deuda de los bancos centrales de otros países, asistiríamos a una subida de las primas y, será más problemático este hecho, que la propia elevación de la deuda, pues esa deuda se podría diluir fácilmente. Por eso, quizás vengan las recientes rebajas de rating a los bancos españoles por parte de Fitch, porque estén previendo que el propio sector privado va a tener que hacer frente al impago de Grecia, pues al distribuir la deuda helena entre los bancos centrales europeos, cada banco tendrá que requerir liquidez a los bancos privados de cada país. Pero, ¿hay suficiente liquidez para respaldar esta deuda…? Al final la receta la extiende Draghi, diciendo que pondrá liquidez en el mercado para que no pase nada. Por ahí vendrá la solución, por parte del BCE. Pero eso conlleva que se especule con el default del euro y del dólar porque las cifras de deuda en Occidente son monstruosas comparadas con el crecimiento.

¿Qué pasaría si Grecia al final saliera de la eurozona?
Nos estamos metiendo en un berenjenal para que Grecia no salga del euro. Sería más fácil que saliera del euro, se declararían insolventes y probablemente llegarían inversiones de otros países. Eso sí, esta situación sentaría un precedente político que no quiere asumir la Unión europea. Si Grecia saliera del euro quizás sería una medida positiva para todos, pero no para el proyecto europeo, pues si Grecia se recupera fuera de Europa, ¿quién será el próximo en salir?

¿Qué pasaría con el EURUSD si Grecia saliera del euro?
No podríamos predecir la caída, pero probablemente perderíamos incluso la paridad y se produciría una distorsión inesperada, llevando al traste el balance con la economía de EEUU y la europea. Al subir el dólar, se comprometería el crecimiento de EEUU y nosotros tampoco podemos crecer si EEUU no crece. Si uno sale de la barca, el otro también acaba en el agua.

Por ello, estoy seguro de que la Unión Europea y en especial el BCE , están llevando a cabo una política de ’cara de póker’, es decir, en la medida en que logren cubrir las necesidades de financiación de España, Italia, Portugal y Francia, y las primas de riesgo se mantengan estables, el problema griego es de Grecia. Así, el BCE se va a centrar en congelar estas cifras para que Grecia se vea obligada a ceder, como si fuera la ‘oveja negra de la familia’.
En cambio, Grecia por su parte, piensa que puede arrastrar a las primas de riesgo de la eurozona para que empiecen a crecer.

Si Grecia cede a las exigencias de la eurozona, recibirían ayuda pero, ¿de qué manera se instrumentalizaría esta ayuda?
Si Grecia cediera a las concesiones, iría en contra del programa político que ha presentado el partido en el poder y habría que asistir a nuevas elecciones generales… supongamos que se pasa toda esta incertidumbre y Grecia retoma el programa de ajustes impuesto por Bruselas, en ese caso, habría una bajada del tipo de interés del bono griego, pero, o se empieza a palpar en cifras un crecimiento económico, o surgiría el descontento social en Grecia. En este sentido, ya estamos viendo que hay gente cansada de la receta de Bruselas, euroescépticos como Le Pen en Francia, UKIP en Inglaterra…