La cadena de supermercados DIA debutó hoy en el parqué madrileño sin mucho éxito. Las acciones del grupo minorista partieron de los 3,45 euros, por debajo de los 3,5 que su ex matriz Carrefour le había fijado, lo que suponía una capitalización de 2.343 millones de euros

 Además, a cierre de sesión lideró las bajadas al retroceder un 8,46% en los 3,204 euros.

DIA es la primera empresa que se incorpora al Mercado Continuo español este año y su puesta en escena no ha tenido gran acogida. Durante la jornada, los títulos de DIA marcaron un precio máximo de 3,52 euros, ligeramente por encima de la valoración inicial de 3,5 euros otorgada por Carrefour, mientras que el mínimo, 3,204 euros, coincidió con la cotización de cierre. DIA dejó atrás su primer día en la renta variable con el traje de ‘farolillo rojo’.

Así pues, fue el mercado el que ajustó el precio de salida, puesto que no ha habido un proceso en el que los inversores pusieran un precio a la cadena de supermercados de descuento, si no que Carrefour entregó directamente a sus accionistas títulos de su filial DIA.

Con esta salida a Bolsa, DIA contempla tres planes de incentivos para sus ejecutivos por un importe agregado inicial de unos 16 millones de euros; el primero de ellos sería la entrega de acciones condicionada a la permanencia en la empresa por una importe de 4,1 millones de euros, otro ligado al logro de objetivos (de 2,5 millones) y un tercero de opción de compra sobre acciones con un montante de 9,2 millones de euros.

Tras la marcha de Iberdrola Renovables del Ibex 35 este jueves, quedará libre un hueco en el selectivo español, el cual, podría ocupar Dia si así lo decidiera el CAT: "Por capitalización y ‘free float’ (72,92 %', la compañía debería estar en el Ibex, aunque, en cualquier caso, la decisión no es nuestra", señaló el consejero delegado del grupo, Ricardo Currás.