Ricardo Currás, director general de Grupo Dia, justifica la próxima salida de la compañía a cotizar porque “estos planes van a ayudarnos a cumplir con los planes de fortísima expansión que tenemos en países emergentes”


A pesar de que la matriz Carrefour valora en unos 4.000 millones al Grupo Dia, Currás no ha querido hacer una valoración de la compañía porque “en estos momentos hay bancos que están haciendo un ejercicio de valoración y prefiero ser cauto”.

"Hasta el 2013 pensamos pasar nuestro parque de tiendas de 6.400 a 8.000 tiendas, lo que supone un crecimiento entre 450 y 750 tiendas por año, particularmente en Argentina, Brasil, China y Turquía", adelanta Currás.

"En España y Portugal los años 2009 y 2010 han sido especialmente difíciles para el mercado de la alimentación". De hecho, en 2010 han caído los precios y los volúmenes y vemos que esa tendencia continúa en 2011. Sin embargo, Currás es optimista y opina que “estamos al final de esta mala situación, aunque el consumo se recuperará cuando lo haga el empleo”. Por consiguiente, “somos más optimistas para los próximos años en la evolución en España, mientras que Portugal tendrá algún año difícil adicional, si bien, no esperamos incrementos de consumo como los de los años anteriores a la crisis”.

En Dia pronostican una caída del beneficio neto del 23% este año “debida al hecho de que tenemos que financiar una deuda que anteriormente no teníamos, no porque esperemos una caída del beneficio operacional, todo lo contrario, gracias a la expansión por emergentes”.

La deuda del grupo que salga a Bolsa será de 1,2 veces Ebitda, “lo que está en línea con otras compañías del sector y, en ningún caso, vamos a pasar del 2 veces Ebitda”. De hecho, “en próximos esperamos una disminución de la deuda”.

Su política de dividendos pasa por “repartir el 35% del resultado neto ajustado de elementos excepcionales a nuestros accionistas cada año”.

En el momento en que Dia salga a Bolsa “Carrefour dejará de ser accionista de la compañía porque hemos decidido escindirla de su matriz y entregarla a los accionistas de Carrefour, por lo que, si la Junta de Accionistas de ésta aprueba la salida a Bolsa de Dia, a cada accionista de Carrefour se le entregará un dividendo en especie que corresponde a una acción de Dia”.

El director de la compañía defiende que “Dia es una oportunidad de inversión única porque va a ser la primera empresa cotizada de formato descuento del mundo y porque estamos presentes en España, Portugal y Francia, pero también en emergentes, donde nos queda un enorme potencial de expansión”.