La situación en Grecia –y con ella la falta de resolución- está marcando la actualidad económica desde el pasado mes de julio; los líderes europeos no se ponen de acuerdo y el sector financiero está pagando un pato que lejos está de haber matado. ‘Estamos deseando que llegue ese segundo plan de rescate’, asegura Soledad Pellón en una entrevista concedida a Estrategias de Inversión. ‘Lo complicado, se ha visto, que no es tener un as en la manga, sino ponerlo en marcha. El problema es que se acaba el tiempo, Grecia ha dicho hace varias semanas que podría dejar de pagar a funcionarios y pensionistas y todo se desmoronaría. Los mercados tienen la esperanza que estando ya al borde del precipicio, éstos no creen que Europa vaya a dejar caer a Grecia.’

No obstante, hay discrepancias sobre el nivel de quita que deberían asumir los bancos. ‘Mientras Alemania’, afirma Pellón, ‘apuesta por una quita mayor, Francia y el BCE apuestan por aumentar el Fondo de Rescate Europeo.
Luego para los próximos meses las bolsas se van a seguir moviendo a merced de Grecia y a golpe de titulares con una tremenda volatilidad.’

Otro punto pendiente de aprobación en la agitada agenda comunitaria es el impuesto sobre las transacciones financieras, comúnmente denominada ‘tasa Tobin’. Según Pellón, se trata de una tasa ‘muy negativa para los mercados. Su recaudación estaría entorno a los 50.000 millones de euros, pero hay que tener en cuenta las consecuencias de esta tasa. En Suecia ya sucedió y al día siguiente de su puesta en marcha, el volumen de negocio cayó un 80%. Así que de manera populista, para justificar los desmanes de los banqueros, está bien, pero quedaría un problema mucho mayor.’


Prohibición a cortos: se amplía el plazo
Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.
El 30 de septiembre era la fecha de expiración para la prohibición de posiciones cortas dentro de los valores financieros dentro del mercado nacional, pero la CNMV ha decidido ampliar esta medida por tiempo indefinido, de momento. ‘No ha funcionado’, dice la analista, ‘da igual que haya prohibiciones de cortos o no porque los bancos siguen estando igual de volátiles. La semana pasada las posiciones cortas estaban prohibidas y la gente salió despavorida con caídas del 10% en SG. Es normal que el dinero salga del sistema financiero. No creemos que tenga ningún tipo de efecto, los valores siguen bajando cuando tengan que bajar, lo pueden mantener el tiempo que quieran pero esto no va a evitar las caídas.’

Mientras tanto, el conflicto abierto entre la petrolera Repsol YPF, su homóloga mexicana Pemex y la constructora Sacyr Vallehermoso no deja de acaparar portadas. Centrándose en su cotización bursátil, Soledad Pellón se inclina por Repsol de la que asegura ‘es una opción muy buena, relativamente refugio puesto que no se mueve tanto como el sistema financiero.’

El otro frente abierto la pasada semana versa sobre la suspensión de la salida a Bolsa de Loterías y Apuestas del Estado, con un valor en libros muy inferior al estimado inicialmente. ‘Me parece una decisión acertada en el sentido de que no conviene malvender una empresa que es la joya de la corona: no está endeudada, tiene ingresos recurrentes, tiene el monopolio en España…Luego se puede vender, pero a un precio interesante. Está bien recular, pero de cara al exterior esto da una imagen negativa para nuestro país.’

La recomendación de la analista de IG Markets pasa por el mercado de divisas. ‘Ahora mismo estamos fijándonos mucho en las divisas, en especial, el dólar neozelandés. Lo podríamos ver, sobre todo, frente al dólar australiano y americano. Aprovechando la fuerte caída que ha tenido a raíz de la rebaja en la calificación de su economía, podríamos aprovechar para abrir posiciones largas.’

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí