La variable de rentabilidad no deber ser abordada como lo hace mucha gente: ¿en qué invierto que me de la máxima rentabilidad? Nos olvidamos de algo fundamental ¿con qué horizonte se hace? ¿Qué objetivo me cubre? ¿Es renunciable o no?


Si hablo de la educación de mi hija no es renunciable pero si es un viaje, es más renunciable que el otro. Eso significa que con el primero podría no correr muchos riesgos mientras que con el otro sí.

La rentabilidad por tanto depende del horizonte temporal, de mis propios condicionantes y del riesgo. Y riesgo no sólo es que tenga más o menos rentabilidad sino que, con la estructura de mi ahorro, sea capaz de conseguir ese objetivo. Si tenemos en cuenta que la inflación es cero, una rentabilidad del 5% es mucho. Una cosa es que puntualmente en una inversión de poco peso gane un 20-30% y otra cosa es que con mi patrimonio pueda ganar ese 20-30%.