Una vez que hemos tomado la decisión de invertir y hemos configurado nuestra cartera, los objetivos cambian. Necesito acomodar las inversiones a las necesidades y objetivos así como nuevo patrimonio. 

El reequilibrio lo que permitirá es ir acomodando cómo se mueven los objetivos a cómo se mueven las inversiones. El mercado, con subidas y bajadas, también mueve la estructura de las carteras con lo que hay que hacer una reestructuación constante del perfil.

Eso sí, no hay que olvidar la fiscalidad porque si la reestructuración es porque tengo que sacar dinero o comprar/vender otros activos hay que tenerlo en cuenta. Yo no puedo compensar una pérdida de un fondo de inversión con una pérdida de un fondo de pensiones, por ejemplo. Es necesario ver qué va a la base imponible general, qué va a la especial y dentro de la especial, qué se consideran pérdidas y ganancias patrimoniales