Bestinver es una de las gestoras con más prestigio dentro de las firmas españolas. Su presidente y director de inversiones ofrece a Estrategias de Inversión su visión sobre la situación de los mercados y las oportunidades existentes en este contexto.
 
Las fuertes caídas producidas en los mercados por el brexit, ¿han dejado al descubirto alguna oportunidad de compra que haya aprovechado Bestinver?
Sí, claramente sí. Nosotros después del 24 de junio hay tres tipos de compañías que hemos visto que directamente se benefician del brexit. Las que venden en el Reino Unido y cuya base de costes es en libras y que con la devaluación de la moneda pasan a ganar más dinero.
Luego tienes otras compañías con exposición cíclica en el Reino Unido y esas la caída en cotización refleja el mayor riesgo asociado, pero sí hay algunas compañías defensivas en las que se ha producido una caída de cotización, pero su valor no. Puede ser el caso de Greggs

¿Compraron compañías tras estas caídas?
Sí, compramos algunas compañías de la misma manera que redujimos en aquellas compañías cuyo margen de seguridad se redujo.  Pero sí, hemos aprovechado el brexit, habíamos hecho la preparación durante meses antes.

¿Qué han hecho en el mercado español en esta situación?
Sí, tanto en la parte ibérica como en la parte internacional estamos manteniendo unos niveles de liquidez significativos porque este entorno de volatilidad nos da oportunidades de hacer compras, como de hacer ventas.
Por ejemplo, una compañía como Aena, que la compramos en la salida a bolsa hace algo más de un año a poco más de 50 euros, a 125 euros ya no es atractiva para nosotros y la hemos vendido no porque no nos guste, sino por la valoración.

Este año también se han producido algunas salidas a bolsa en España. ¿las han analizado? ¿Han entrado en alguna?
Las hemos analizado todas porque es nuestra obligación y no hemos participado en ninguna de esas salidas a bolsa. La verda cuando las analizábamos entendíamos más al vendedor que al comprador  de manera que las hemos visto desde la distancia.

También se está produciendo un auge en las salidas a bolsa de las Socimis en España. ¿Cómo ven ustedes este sector?
Si vemos que hay algunas oportunidades interesantes dentro de este sector, pero quizá merece la pena mencionar que una de las claves que uno necesita buscar es la alineación de intereses del equipo gestor y los accionistas de estas Socimis. Asegurarnos que estamos todos en el mismo barco porque puede haber alguna situación donde un equipo gestor se beneficie  sin que los accionistas lo hicieran y esos casos no son interesantes.

¿Han comprado alguna?
Si tenemos alguna compañía dentro del sector.

Ustedes son inversores de valor y buscan empresas con valoraciones reducidas. ¿Les interesa el sector financiero español y europeo a los niveles actuales?
El sector financiero y el sector bancario en particular al que le dedicamos mucho tiempo de análisis. Vemos que hay tres componentes fundamentales; uno es el riesgo regulatorio que si bien no se ha acabado uno tiene que asumir que  va a crecer hasta el infinito, yo creo que hay una aceptación en el sistema de que para la economía funcione necesitamos un sistema financiero y un sistema bancario que funcione.  Dos, tenemos un entorno de tipos francamente difícil desde el punto de vista de generación de beneficios de los bancos. Y tres, tienes una disrupción tecnológica signficativa en algunos segmentos del sector bancario

Contra esos tres componentes hay valoraciones que en algunos casos son atractivas, aunque uno tiene que sopesar el retorno posible con no soportar un riesgo permanente de capital.

Es decir, incluso a estos precios no les interesa comprar…
No, yo creo que un ejemplo es el sector bancario italiano, que está en proceso de recapitalización donde nosotros no estamos invertidos y no es momento de ser héroes.  Si es buscar oportunidades donde se pueda generar un retorno, sin tomar un riesgo desemesurado como lo hicimos hace unos meses con el sector de materias primas. En ese caso era comprar deuda, sin quemar flujo de caja y que te permite una revaloración buena sin tomar riesgo importante. Esa segunda parte de la gestión de riesgo es importante en este entorno de mercado en cualquier sector del que hablemos.

En el contexto actual, ¿han considerado la posibilidad de comprar crédito español o europeo?
Nosotros tenemos una vocación hacia la renta variable tremenda, lo que no quiere decir que tengamos que vivir aislados de otros activos. Cuando uno ve la renta fija y me salgo no solo del BCE, sino en su conjunto. Hay un ejemplo que es el más extremo: si uno le presta dinero al gobierno suizo en 50, si todo va bien le devuelve menos dinero del que le ha prestado, me cuesta verlo como una buena alternativa de inversión. En el mundo corporativo las tires son francamente bajas y crea una oportunidad de arbitraje entre el coste de la deuda y del equity. Nosotros seguimos favoreciendo los balances sanos y sólidos.

Si bien a priori pueda parecer que pueden ser balances no óptimos desde el punto de vista de que tienen caja en balance, lleva a estar invertidos que tienen el futuro en sus propias manos y no en el de los deudores. En consecuencia cuando alguien quiere arbitrar esos balances lo que hace es comprar las compañías entreras. Ya llevamos dos compañías en carteras que nos han hecho ofertas en los últimos meses.

¿Cree que vamos a ver cómo este proceso de operaciones corporativas se ve impulsado en Europa?
Sí. Hay una operación significativa esta semana, ARM  PLC, la mayor compañía tecnológica de el Reino Unido después de este movimiento mirando hacia dentro proteccionista del brexit, ha sido adquirida por la japonesa Softbank. Yo creo que vamos a tener más de eso y no menos.

¿Es una temática de inversión para ustedes?
Nosotros lo que hacemos es comprar buenos negocios a buenas valoraciones con buenos balances. Lo que sí suele resultar es que no es inusual que se conviertan en objetivos de compra, pero no es nuestra tesis. Si alguien viene a comprar la compañía entera a una buena prima, a un buen precio nosotros seguro que se la entregaremos.

¿Cuáles son los valores que, en su opinión, deben de estar sí o sí en una cartera española a largo plazo?
Voy a empezar en primer lugar por los que no queremos tener. Tenemos cierta fobia o alergia al riesgo regulatorio y, sin embargo, tenemos grandes compañías como son Miquel y Costas, Barón de Ley o CAF, que son grandes compañías con una capacidad de generar flujos de caja francamente atractiva y a unas buenas valoraciones.