Según la encuesta que trimestralmente se realizan sobre préstamos bancarios a las entidades financieras españolas activas por parte del BdE, la demanda de crédito va en aumento sobre todo en su segmento de familias y en empresas. Esto representa un muy buen dato y es un síntoma muy favorable para la economía española y sobre todo porque se empieza a reactivar la confianza en el futuro, la esperanza en que lo peor ya pasó y después de tocar suelo empezamos a crecer y confiar en esta evolución positiva. Es la mejor noticia económica desde hace años.



Hasta la fecha, los bancos aducían que no había demanda, y esta respuesta -entre otras cosas- es una manera muy basta de decir que,  dada la situación económica, no dan crédito porque la posibilidad de devolverles el capital y los intereses era complicada. Sin ingresos regulares, precariedad en el empleo, descenso de ventas en las empresas y mil problemas más, nadie se arriesga a dar crédito por mucha liquidez que se inyectara en el sistema para tal fin porque no se confiaba en su recuperación. Por ello es inútil la barra libre de la liquidez implantada por el BCE para los bancos porque su concesión pretende un fin que no se consigue. Para lo que sí sirve es para jugar al negocio de la deuda pública y con ello mantener las cuentas de los bancos mientras dure la situación y el problema pase.

Sin crédito no hay recuperación, hemos comentado siempre. No obstante ¿qué es primero el crédito o la recuperación?Creo que ni lo uno ni lo otro, todo debe de encajar e ir parejo además de caminar en la misma línea porque no olvidemos que nadie presta dinero para que no se lo devuelvan y si se dan créditos sin unos sólidos criterios de concesión, la morosidad arruinará al practicante de esa política .-Tan mal está dar crédito a quien no puede devolverlo, como aceptarlo sabiendo que no puedes pagarlo. Recientemente como país Grecia estaría en este último caso, nadie en su sano juicio puede pretender que se devuelva el dinero prestado si no cambian las condiciones de devolución

La tasa de morosidad en situaciones de crisis aumenta considerablemente y esa es la principal gangrena de una entidad financiera. Por ello son tan necesarios los sólidos criterios de concesión ya que su relajación les puede llevar a la ruina, este porcentaje se puede rebajar de dos únicas maneras, aumentando el volumen o con criterio más de concesión mas severos, haciéndose trampas en este solitario no .

España ya tiene crédito en el mercado: coloca deuda a corto plazo al cero por ciento de interés. Eso no es más que la consecuencia del descenso progresivo que han tenido los intereses de nuestra deuda por la paulatina confianza en la mejora de nuestra economía como resultado de las medidas puestas en marcha. Se espera que se aceleren estos parámetros con el plan de compra de deuda puesto en marcha por el BCE y la recuperación sea un hecho en la zona euro mas pronto que tarde .

Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial
rafaelmontavamolina@gmail.com