En medio de las preocupaciones ante los efectos que la tasa Tobin puede tener en el mercado español, el consejero delegado de Dif Broker explica que los CFDs es “un producto que tiene sus características y hay que conocer realmente cuáles son”. Reconoce que la realidad es que el 80% de los inversores pierden su dinero, lo que se produce, en su opinión, por la falta de formación.

Situación y evolución de los CFDs en España

Los CFDs fueron un producto que se empezaron a comercializar en España en 2007 y ha tenido una evolución, desde un punto de vista regulatorio, en los últimos 12 años. Este producto desbancó a otros productos financieros; en su momento eran los warrants, que dependían de otro tipo de volatilidades, y las opciones. El CFD es un producto que a día de hoy la CNMV considera especialmente complejo.

La CNMV declaró que el 80% de los inversores perdía dinero con los CFD, ¿poca información o estrategias muy arriesgadas para el perfil de riesgo?

La realidad es que el 80% de los clientes que invierten en CFDs pierde dinero. No sé si es una falta de información. Pensamos que es más bien una falta de formación. Desde Dif Broker lo que intentamos hacer es que los clientes se formen, conozcan perfectamente los productos en los que está invirtiendo. Para nosotros, el CFD es un producto más dentro de la industria del sector financiero. Tenemos que verlo como un producto más, pero complejo.

Impacto de las últimas medidas regulatorias (ESMA y CNMV) sobre la industria y valoración de Dif Broker.

Nosotros pensamos que es una medida un tanto populista. Consideramos que el gobierno quiere es recaudar cerca de 800 millones de euros, cuando si nos basamos en el pasado, en Francia, un mercado mucho más grande que el español, se recaudaron 400 millones durante el primer año. Es una utopía que el mercado español sea capaz de recaudar entre 800 y 850 millones como se prevé. Consideramos que tendrá un impacto muy negativo porque España va a perder competitividad dentro de sus mercados. Consideramos que la famosa tasa Tobin se tendría que haber hecho desde un marco regulatorio a nivel europeo. La Tasa Tobin, por llamarla de alguna forma, hay distintos países que tienen distintas formas de implementarla. Se puede implementar desde un 0,1% hasta el 0,5%.

En España estamos hablando de empresas de capitalización de más de 1.000 millones de euros, esto lo que va a suponer es que los clientes acaben deslocalizando un poco dónde quieren invertir. Podemos invertir en España en Telefónica, en el mercado español pagando un 0,2%, o podemos invertir en la misma empresa que cotiza en el mercado americano. Al final, nos vamos a acabar deslocalizándonos. Por tanto, consideramos que va a haber una falta de competitividad de lo que es en sí el mercado español y los propios clientes lo que van a intentar hacer es desvirtuarse a mercados donde no vayan a pagar esas tasas tan altas o bien irse a otro tipos de producto financieros, que puedan ser derivados, que no tengan que pagarse esas altas imposiciones.

Cuando hablamos de los operadores que operan en el mercado español, ¿cree que puede haber una concentración viendo que puede haber un menor negocio por esta tasa?

Desde DIF Broker intentamos que los inversores miren las inversiones desde un punto de vista global. Que no solo miremos que España tiene una tasa Tobin del 0,2% y que por eso hay que deslocalizarse. Intentamos dar mucha formación a los clientes. Los CFDs es un producto más comercial, pero también tenemos opciones, futuros o acciones. Nosotros lo que queremos hacer es formar a los clientes para que consideren al CFD y al mercado español como un producto más. Los clientes que tenemos en Dif Boker, el año pasado, que los mercados españoles acabaron con pérdidas cercanas al 10%, nuestros clientes están posiciones en mercados americanos y alemanes, porque se encontraban en máximos históricos y fueron los mercados que acabaron impulsando las bolsas para arriba. Ahora mismo lo que los clientes no están demandando es diversificar en mercados y productos, a uno y otro lado del Atlántico, desde EEUU y hasta Japón.

¿Cuáles son las ventajas de invertir a través de estos productos?

No existe una ventaja por operar en un único producto, se trata de diversificar. Una de las características positivas de lo que es el CFD, la propia definición lo dice. Un CFD es un contrato por diferencia. Es un producto derivado que nos permite ponernos cortos o largo en el mercado con un apalancamiento financiero y sin fecha de vencimiento. La ventaja respecto a otros productos es que nos permiten hacer coberturas en nuestras carteras o poder invertir a la baja sin fecha de vencimiento. Es un producto que tiene sus características y hay que conocer realmente cuáles son. Hay cosas que son buenas y otras que son malas. Es un producto más.

¿Cuál sería el perfil óptimo del inversor de CFD?

Debe tener todo tipo de conocimiento es la máxima que consideramos que se está implantado con la entrada de la MiFID II y la transposición con ESMA. Estamos hablando de que la intención del MIFID II es proteger al inversor lo más posible, tiene que haber mucha transparencia, mucha formación y mucho conocimiento. El perfil óptimo para invertir en CFD es aquel que por su conocimiento y su experiencia en los mercados y en el propio producto conozca sus riesgos, sus costes, haya mucha transparencia, que es lo que está haciendo el regulador, para que en base a eso puedan invertir en CFDs.