La interpretación de las clausulas de indexación es vulnerada cuando el beneficiario es el cliente y el perjudicado el banco ¿ Para qué se firman los contratos. 

Parece inusual que los intereses sean negativos o que un inversor pague por prestar dinero a su cliente. No estamos en el Día de los santos inocentes y parece que de ahora en adelante puede ser bastante normal y en un fututo no muy lejano más todavía.

Clarificando un poco más este asunto, podemos decir que se trata de operaciones hipotecarias en multidivisa denominadas en monedas que no es el euro e indexadas a otro índice de referencia distinto al Euríbor, generalmente el Líbor. Pues bien, en esos casos, como ocurre en monedas como el franco suizo, al ser el interés de la misma negativo, el banco que tiene la hipoteca de un cliente debería remunerar esta cuenta y pagar intereses en vez de cobrar, ya que así lo contemplan las cláusulas suelo de las operaciones y las indexaciones de las mismas.

Está claro que los bancos interpretan restrictivamente este interés negativo y apoyándose en la propia naturaleza de la operación no la aplican y, además, cuentan con la ayuda y el beneplácito del BdE que les apoya en detrimento de la parte más débil que es el cliente bancario que tiene la hipoteca.

Si tenemos en cuenta únicamente la naturaleza de estas operaciones como dicen ¿Cómo interpretaremos que un inversor pague dinero por prestarlo? Eso está ocurriendo en la compra de deuda pública de determinados países como Alemania,. O reconozcamos la célebre frase que dice “estas son las normas y si no le gustan se las cambiamos” o no las aplicamos, lo que más convenga a los intereses de la banca. ¿Por qué no se cumplen los contratos que firman las ambas partes? En este caso, son intereses y sí son otro tipo de depósitos.

La influencia que ejerce la banca en su conjunto sobre las normas que le pueden afectar y su aplicación, ya sea por el regulador o por la justicia, es impresionante. Recordamos que hasta hace bien poco las sentencias sobre cláusulas suelo eran discriminatorias hacia la parte más débil ahora cuando es un clamor social. La percepción de los jueces cambia para equilibrar la balanza, las leyes son las mismas, pero la interpretación, diferente y sigue estando plenamente vigente. "PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO".


Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial
rafaelmontavamolina@gmail.com