Con la vista puesta en la reunión del próximo domingo - y las soluciones que se puedan dar para recapitalizar al sistema financiero- Soledad Pellón reconoce que no habrá novedades, tan sólo nuevas intenciones pero pocas actuaciones.
Rebaja de rating a la deuda española entendido en un contexto complicado. Para España no es bueno – al final repercutirá en sus emisiones de deuda- pero es algo que no ha sorprendido primero porque Fitch y S&P ya lo habían hecho. Y además porque la situación de cara al futuro también es complicada. Sabemos que el contexto en Europa es complicado, tenemos mucha incertidumbre en torno a Grecia, y al final las cosas se imponen de forma negativa en las calificaciones.

La verdad que lo que más preocupa de la reunión del fin de semana es la recapitalización de la banca europea porque se estaba hablando de una quita ficticia para la deuda española, que irá incluso hasta el 20% “una cantidad de dinero muy fuerte que además no olvidemos que los bancos tienen que hacer frente a vencimientos de deuda muy fuertes con un mercado que está prácticamente cerrado – tanto de entidades como del interbancario- con lo que su único recurso es acudir al BCE. Y no sólo en España. Ante esta ingente cantidad de dinero que se necesita para recapitalizar a los bancos con la situación que tenemos, el remedio puede ser peor que la enfermedad. Intentamos mantener la confianza en el sector financiero a cambio de recapitalizar pero cargándonos la economía. Es algo que se ha barajado pero viendo las cifras creo que se descartará y, aparte de eso, el domingo veremos más intenciones pero pocas decisiones.

Es algo que se ha planteado como la famosa tasa Tobin pero las posibilidades que le damos son bastante bajas. Estamos muy negativos y difícil sobre todo con estas ficticias. Para los bancos sería muy negativo cuadrar sus balances con estas quitas ficticias. Para los bancos italianos imposible…y todo eso unido a que la crisis de Grecia continúa. Es implanteable y si se hiciera sería una catástrofe para el sistema financiero.

REsutlados un sabor agridulce. En el sector financiero tenemos resultados para GS peor de lo esperado, BofA …y sobre todo la decepción de Apple. No se espera una temporada excepcional – porque hemos visto una ralentización de la economía a nivel mundial y lo sufren las compañías – pero no se distancian mucho de las previsiones, lo que es positivo.
En el mercado de divisas, Pellón reconoce que el movimiento del euro-dólar está en base a las noticias que se conozcan sobre la zona Euro. Una noticia positiva sobre la reunión del domingo, suele apreciar al euro. Esperamos que si hay una decepción se vaya a niveles de 1.34-1.35, que es la franja en la que se está moviendo actualmente. Podríamos aprovechar los movimientos que tiene el cambio para tomar posiciones a más corto plazo en algún cruce de divisas.