Antonio Sáez del Castillo, responsable de Gesmovasa, presenta el último de sus libros: Tratado sobre euforias y crisis financieras en una entrevista para Estrategias de Inversión.

Se trata de un trabajo extenso, basado en la documentación y la infografía, para explicar el porqué de las crisis económicas y cómo éstas tienen su precedente en el tiempo y se repiten de forma sucesiva.

La crisis de Lehman Brothers protagoniza el arranque de esta obra, un acontecimiento –catastrófico para muchos e incluso inesperado- pero al que Sáez del Castillo resta importancia al asegurar que ‘la quiebra de Lehman Brothers no tuvo relevancia si tenemos en cuenta que ya se habían producido otras 2.000 quiebras de bancos más.’

Se ignora, por tanto, el proceso, la forma en que se generan las crisis puesto que el común de los mortales se centra en analizar el shock que supone para la economía capitalista cualquier suceso que pueda poner en jaque el sistema financiero mundial. ‘Desde 1860 hasta 1930, hay un gran ciclo de 70 años y el concepto de éxtasis final es el Crack del ´29, pero los libros sólo hacen referencia a ese año, no ha todo el proceso anterior’, asegura Sáez del Castillo.

Un ejemplo claro de ello es Japón. El país nipón sufrió ‘allá por el año 1990’ el mayor parón de su economía nacional. Fue entonces cuando empezó a ‘rebajar el precio de las acciones y subir la deuda para poder financiar hasta llegar al 2011 con un 220% de deuda sobre el PIB’, es decir, se ha convertido en el país más endeudado del mundo.

Para interpretar e incluso predecir este tipo de situaciones, Antonio Sáez del Castillo destaca la importancia del gráfico, como una ‘serie de realidades desarrolladas en el tiempo’ y que ‘son únicos con base científica’, independientemente del lugar del mundo en que se interprete.

Y cómo no, los principales actores de la actual crisis económica han sido los bancos para los que los gobiernos ‘han tenido que poner barra libre’ cuando empezaron ‘a quebrar’ y ‘no tenían recursos suficientes’. Lo curioso de esta historia es que existe el convencimiento de que un estado no puede pasar por el mismo trance, ‘no puede quebrar nunca, pero eso es una falacia, y en el momento en que un estado cae está despilfarrando los ahorros del pueblo’.

Lo que asegura Sáez del Castillo es que ‘al final de los grandes ciclos, lo que viene al final es una gran depresión’, lo que él denomina ‘una época de cuaresma’.