La inflación es un concepto que no requiere aclaración. Cuando aparece nos acompaña como una sombra. No solamente podemos tomar menos cafés o comprar menos gasolina con la misma cantidad de Euros (o de céntimos de Euro), además nuestra inversión en Bolsa cae y, como resultado del alza de tipos, nuestra hipoteca cada vez nos resulta más gravosa.
En la mitología romana, el dios Jano se representaba como un busto con dos caras, mirando en sentidos opuestos. Como Jano, la inflación tiene también dos caras. La vieja conocida, la que soportamos diariamente en el coste de la vida, y la que nos puede aportar rentabilidad a través de nuestras inversiones. ¿Cómo podemos invertir en inflación? Para perfiles conservadores, una opción es invertir directamente en fondos referenciados a la inflación o en fondos que inviertan en deuda ligada a la inflación. Como ejemplo de la primera opción tenemos el fondo que la CNMV acaba de aprobar la semana pasada. Creado por BBVA Gestión es el primer fondo garantizado en España que esta referenciado al IPC, garantizando un rendimiento equivalente a la inflación durante los próximos dos años y con garantía del capital invertido. Recordemos que la inflación española se sitúa en este momento por encima del 4,7 por ciento. Como ejemplo de la segunda, dentro del universo de productos comercializados en España, la máxima rentabilidad la obtiene un grupo de cinco subfondos de la gestora AXA INVESTMENT MANAGERS, todos ellos con una rentabilidad en torno al 11 por ciento en los últimos doce meses. Así, el AXA WORLD FUNDS-GLOBAL INFLATION BONDS I CAP EUR ha acumulado una rentabilidad de 11,65 por ciento en el último año, de acuerdo con los datos de VDOS. Su objetivo es la exposición dinámica principalmente a valores de Renta Fija, pública o privada, referenciados a la inflación, emitidos en la OCDE. Sus comisiones son muy bajas, un 0,32 por ciento incluyendo la de depósito. Su aportación mínima, sin embargo, no está al alcance de cualquier inversor: 100.000 Euros. Otra opción es la inversión en los productos cuyos precios se han disparado, es decir, las materias primas. Es un enfoque más adecuado para perfiles más agresivos, más dispuestos por tanto a asumir un mayor riesgo, pero que también permite un mayor beneficio. Los fondos de la categoría sectorial de materias primas, son los adecuados para el inversor interesado en esta alternativa de inversión. Dentro de esta categoría, el fondo que mejor rendimiento obtiene es el FORTIS L FUND COMMODITY WORLD CLASSIC CAP que invierte su cartera mayoritariamente en instrumentos financieros derivados de índices de materias primas Un método indirecto que, según los datos de VDOS, obtiene excelentes resultados con un 32,54 por ciento de rentabilidad en el año. Está, además, al alcance de cualquier inversor ya que su inversión mínima es una participación que, a fecha de 6 de junio, tiene un valor liquidativo de 105,87 Euros. En la misma categoría, dentro del universo español, el fondo con mejor comportamiento es el SANTANDER SELECCION MATERIAS PRIMAS, que obtiene una rentabilidad de 11,67 por ciento en el último año. Al igual que el fondo gestionado por Fortis, el gestionado por Santander Asset Management requiere como inversión mínima una participación que, en este caso, tiene un valor liquidativo de 178,36 Euros también a 6 de junio. Veamos ahora un fondo que invierte en energía. Entre los más destacados el INVESCO ENERGY C CAP presenta una rentabilidad anual de 12,09 por ciento, según los datos de VDOS. La cartera se distribuye entre empresas de servicios de energía, de exploración y producción de gas y petróleo y de desarrollo de fuentes de energía alternativas. En este caso las comisiones son notablemente más altas, pudiendo superar el 6 por ciento y su aportación mínima queda por encima de 1 millón de dólares, más adecuado por tanto a inversores institucionales. Entre las gestoras españolas, IBERCAJA cuenta con el IBERCAJA PETROQUIMICO que ha obtenido una rentabilidad de 14,16 por ciento en los últimos tres meses, gracias a su inversión focalizada en empresas del sector petroquímico y agroquímico. La aportación mínima en este caso es de 300 Euros, mucho más asequible al bolsillo del inversor individual. Sus comisiones de suscripción están en torno al 2,10 por ciento. Eso si, el reembolso en el periodo entre 1-6 meses lleva asociada una comisión de entre 1 y 2 por ciento. Diferentes opciones para diferentes perfiles de riesgo que permiten beneficiarse de la otra cara de la inflación. Paula MercadoDirectora de AnálisisVDOS Stochastics