“Es la repetición de afirmaciones lo que lleva a creer. Y cuando el creer se transforma en una con-vicción profunda, las cosas comienzan a suceder.” Muhammad Ali



Para muchos operadores que están comenzando a operar en los mercados financieros, la volatilidad vivida durante las dos últimas semanas les puede parecer asombrosa, pero queda claro que lo que hemos vivido es simplemente una corrección severa y no un mercado bajista. La semana pasada, les advertía que las complicaciones vividas en el cierre semanal, junto con un estudio profundo de la tendencia, nos llevaba a concluir, en nuestro desafío bajista, posicionamiento operativo que no veíamos desde 2.012 en España y desde 2.009 en USA. Sin embargo, el sorprendente rebote que hemos vivido en el mercado, nos deja una lección marcada para la prosperidad. El debate abierto entre alcistas y bajistas se estremece y la realidad es que este debate, a veces nos lleva a una lucha contra nuestro propio ego, que poco tiene que ver con el proceso operativo.

El movimiento del precio es opinable, nunca taxativo, si bien es cierto que la única razón que existe en el mercado, es la propia razón del precio y la actitud con la que cada Trader afronta su propia operativa. Como defendemos en Blackbird, no vivimos de predecir los precios, más bien de plantear hipótesis y operarlas. El rebote semanal no cambia para nada nuestra estructura sectorial y entendemos, que si bien es cierto el contraataque alcista ha sido violento, tampoco vemos un cambio profundo en la amplitud de mercado, como tampoco observamos indicios macroeconómicos, para pensar que la fiesta continúa. El rebote por esperado no es sorprendente, lo que sorprende es la frialdad con la que los alcistas contraatacan y eso me hace pensar que la complacencia sigue imperando el mercado, a pesar de las múltiples advertencias que nos da el mismo. Esta semana hemos continuado estratégicamente con nuestro proceso de liquidación de activos, puesto que Mr. Market nos ha dado otra opción de poder estar al margen de un mercado, que creemos podría estar en la antesala de una fuerte corrección o en definitiva; de un mercado bajista.

Probablemente sea discutible como analista que definamos o no mercado bajista, pero eso realmente poco debería importarnos. Si somos consecuentes con aquello en lo que creemos, pensamos que el precio no puede condicionar nuestra operativa por la fluctuación de corto plazo, hasta que sea evidente que aquello que planeamos no es confirmado por el mercado.

ibex


Hoy el mercado sigue corrigiendo lo que hemos definido como impulso, pero que a falta de confirmación nos lleva a ser precavidos a la hora de buscar ideas bajistas en debilidad. El cierre semanal es esperanzador por ahora, pero vamos a ver si el mercado “va de farol”, en la antesala de la publicación de los test de estrés y de la reunión de la FED o bien nos advierte de un patrón no confirmado, que en caso de serlo, podría llevar los precios a un frenesí comprador que no haría más que retroalimentar la burbuja. ¿Le sorprende la controversia? ¡Para nada! y repito, un Trader no vive de predecir los precios, vivimos de plantear hipótesis y operarlas, y nuestra hipótesis hoy es bajista, por lo que seguiremos atentos, para tratar de comprender si la propia estructura de precios nos permite entrar en debilidad o bien nos aleja de esta idea, puesto que el error en el proceso operativo, no parte de un planteamiento erróneo, es decir de una hipótesis no confirmada, sino de aferrarse a una decisión, sin rendirse a la evidencia que nos marca el propio mercado. Por ahora, hemos aprovechado la volatilidad semanal, para plantear ideas operativas de valor relativo, como por ejemplo, compra de Apple y venta de Google. Vendemos precio y compramos valor intrínseco. Entendemos las compañías competidoras en cierto modo, en su modelos de negocio, pero le damos valor intrínseco a la mayor caja de Apple, el programa de recompra de acciones, la expansión en China del exitoso Iphone6 y una valoración más comedida sobre una compañía; Google, que nos parece excelente pero un poco cara. Estas estrategias market-neutral, buscan outperformance entre dos activos y no dirección, puesto que podemos generar retornos en un entorno de mercado, que como decía en mi título, es bajista aunque de manera más opinable que taxativa, ¿no creen? Y es que la adaptabilidad en el mercado es clave para un operador, puesto que la victoria parte más de la gestión de capital y de la aplicación operativa de la estrategia, que no de la razón de ver como los precios deambulan por zonas de precio que hemos propuesto. En este caso, las probabilidades son del 50%, ya que la propia acción del precio, convertida en volatilidad, nos marca paseos temporales por diferentes niveles, que se traducen en aquella expresión tan popular en el mundillo de la bolsa, que suena así: “¡yo ya lo dije!” ¿Les suena? Bromas aparte, hemos completado nuestro proceso operativo con un straddle sobre banca europea, en la antesala de la publicación de los test de estrés. Con ello, pretendemos aprovecharnos de un repunte de la volatilidad, ahora que tras las subidas, el mercado nos ha premiado con una rebaja en la misma y con la posibilidad de que el lunes veamos fuertes movimientos en el sector financiero europeo, en función del resultado de los test de estrés.

Finalmente, hemos hecho caja, dejando las posiciones abierta en eléctricas, Colonial y Media, sobreponderando la liquidez y siguiendo el precio para proceder con coberturas bajistas si el mercado marca pauta de giro antes de superar los 10.700 puntos.

apple


Y es que en el mercado, podemos actuar de muchas maneras, pero lo que sí es cierto, es que la única evidencia la marca el precio y lo opinable es la hipótesis y sus circunstancias, pero lo taxativo es la ejecución del plan. Si somos taxativos sobre la evolución del precio lo único opinable, es cuanto tiempo tardará el mercado en devorarle, puesto que como creemos en Blackbird; ¡no vivimos de predecir los precios, como sí de analizar el mercado, plantear hipótesis y operarlas!