Una noche, mientras cenaba con un analista fundamental, accidentalmente tiré un cuchillo al suelo. El observó como caída el cuchillo hasta que fue a clavarse en uno de sus zapatos. - “¿porque no quitaste el pie?” exclamé exaltado. - “Estaba esperando que el cuchillo frenara la caída y retrocediera” contestó él. Ed Seykota


¿Pero… El QE no debería de haber revalorizado los precios de la bolsa?; ¡Ahora va el Banc Sabadell y compra una empresa, y cae un 7%!; ¡No!, Abertis coloca aceleradamente estas acciones y ya no sube! Probablemente se sienta identificado con alguna de estas suposiciones, lo que probablemente le genere cierta ansiedad a la hora de operar, puesto que las expectativas generadas tras la llegada del QE han llenado el mercado de una codicia un tanto curiosa, y llena de ansiedad, provocada por un error típico en la operativa bursátil, que no es más que la poca paciencia, generada por la codicia de obtener dinero fácil. No se engañe, en la bolsa se gana dinero siendo constante en su operativa y siguiendo a rajatabla un plan para liquidar las pérdidas y dejar que el mercado haga lo que deba, hasta que llegue la tendencia, puesto que el control emocional es clave, como siempre mantengo, para poder lograr el éxito en la gestión de la pérdida. Tanto el CAC40 como el DAX30 han subido en torno a un +18% en lo que llevamos de año, lo que significa retornos anualizados cercanos al 100%, algo totalmente ridículo en este caso por lo que es simple pensar que el QE está teniendo un efecto muy positivo en las bolsas de Renta Variable europeas y que en el IBEX 35 vamos con retraso, por el enorme peso que tienen la banca en general y el Santander en particular sobre nuestro selectivo, pero más allá del freno de mano que supone este impar bancario, el conjunto de compañías del IBEX 35 están en tendencia alcista acelerada en un 71% de sus compañías, lo que denota la evidente fuerza del índice, insisto, más allá de la impasible ansiedad que supone el imprevisible corto plazo, evidentemente.

Hace semanas que venimos advirtiendo desde nuestra casa Blackbird, que hay que operar en tendencia y esto implica, Stops más holgados, reducir el proceso operativo y hacer todo lo posible por mantener las posiciones de un mix de compañías en momento, como las eléctricas, Sacyr, Gamesa, Dia, Amadeus o IAG y compañías de valor, como Arcelor Mittal, NHH o por ejemplo SAB. El momento se irá sucediendo y probablemente, en el punto en que observemos ruptura en Break Out de la resistencia de los 11.200 puntos, veremos el acecho esperado, hacia unos 12.000 puntos que si me permiten la osadía; será un visto y no visto, en el momento en el que el miedo sea tan arraigado, que el recuerdo de la operativa en rango se sobreponga a la ruptura de un nivel, que el selectivo acecha en forma de bandera, pauta chartista de continuación.


Gráfico del mercado locao




Este indicador de momento, que trabajamos desde Blackbird Research, es uno de nuestros modelos de tendencia que nos sirve para determinar uno de los componentes más determinantes del proceso operativo y que forma parte de uno de los temas de nuestro Máster de operativa bursátil; la siempre fundamental selección de valores. En el diseño de un sistema de Trading, la selección de valores y estilo de Trading es determinante, tanto o más que las entradas, puesto que si entendemos la propia formación del precio y la estadística, nos daremos cuenta de que si operamos en tendencia, tendremos la ventaja estadística a nuestro favor, sabiendo de antemano que el mercado se mantiene en tendencia primaria en ciclos aproximados de 5 años, lo que sugiere, que si entendemos que lo vigente permanece, podremos aprovechar los retrocesos para comprar dejando que los nuevos máximos nos protejan hasta tener la partida ganada. Este supuesto y como decía, la selección de valores es determinante, puesto que aprovechar los mercados en tendencia nos permite buscar momento lo también nos sugiere, que operando en mercados laterales nos descapitalizaremos utilizando los mismos modelos de análisis que nos hagan ganar bastante dinero en mercados en tendencia. Este hecho me hace pensar que el orden de los factores, en este caso sí altera el producto y si se trata de montar una estrategia operativa completa, ¡saber comprender el entorno de mercado es clave para poder aplicar procesos operativos! y escoger si operamos la tendencia o el rango y a su vez, si aplicamos sistemas de Trading Direccional (Trading de lp - largo plazo) o Swing Trading (Trading de cp - corto plazo).

Trading a corto plazo


Actualmente, el mercado español está girando hacia la fuerza en tendencia y con un nivel de precios medio en referencia histórica, entre los 6.000 y los 16.000 puntos que se ha movido los casi últimos 20 años. Este suceso nos permite buscar todavía Trading direccional y oportunidades de valor, que podrían entrar en momento como por ejemplo, el conjunto del sector financiero y por supuesto, Arcelor Mittal, que sigue siendo la gran perla del mercado español, pero que todavía le queda un poco para que la podamos incorporar en la cartera Blackbird Spain.

Este entorno, nos plantearía una fuerte convicción si observamos nuestro indicador en un 80% de sus valores subiendo, lo que nos daría confianza de que el mercado batirá la resistencia más temprano que tarde. Apuesten por ello, en el momento que Santander y compañía logren batir sus resistencias actuales, esto marcará lo que en Blackbird denominamos un “Best Momentum”.

La controversia llega del otro lado del atlántico, puesto que en este caso, las divergencias en la amplitud de mercado son obvias y encima nos encontramos con todos los puntos que definen un mercado maduro que puede estallar en cualquier momento. Estos puntos los define Benjamin Graham en su capítulo 8 de su obra “el Inversor Inteligente”, el mejor libro de inversión jamás escrito, según Warren Buffett. Estos puntos son;
1. Un nivel de precios alto en relación histórica
2. Un elevado volumen de operaciones de fusión y adquisición (M&A)
3. Importantes niveles de compras apalancadas sobre la bolsa (Marging Debt)
4. Finalmente, un elevado nivel en el ratio PER.
5. A estos puntos, nosotros le añadimos fallo en la amplitud de mercado. Estos factores simplemente nos confirmarían que en caso de observar un patrón de cambio de tendencia primario, nos lo creeríamos y tomaríamos todas las precauciones que corresponde a nivel operativo. Sin embargo, más allá de que los condicionantes se dan, la tendencia sigue siendo impoluta, con una sucesión de máximos y mínimos impecable, que aleja como mínimo entre 3 y 9 meses el fantasma de mercado bajista, que sería la antesala de males mayores, esto nos da tiempo de sobras en Europa, para aspirar a lo que creo debería ser un año excelente para la bolsa europea.

Gráfico blue chips


Probablemente le sorprenda mi argumentación, pero si tenemos en cuenta como nos enseñó Charles Dow que se movía el precio, entenderemos que la pauta del precio se mueve por impulsos y correcciones, que frenan las subidas del precio entre un tercio, la mitad y dos tercios del movimiento impulsivo y que se extienden entre uno y tres meses, por lo tanto, mientras no veamos una pauta de anulación (corrección que sobrepasa los dos tercios del movimiento impulsivo), entenderemos que el mercado sigue en tendencia lo que exigiría un mínimo de tres movimientos secundarios que se formarían en un período de entre 3 y 9 meses.

Así que mientras el miedo y la angustia se solapen con el arrepentimiento y la insensatez; ¡los mercados seguirán aburriendo a los Traders direccionales, mientras disfrutan de su tiempo observando el mercado desde la distancia!

Tal vez sea complicado entender que los tiempos del mercado nos los propone sólo el propio mercado, pero nuestro trabajo como operadores a veces es más aburrido de lo que parece y el control de los tiempos marca los ritmos en dicha operativa y si el año pasado fue complejo por el volumen de operaciones en un mercado en rango en España, este año estamos preparados para la tendencia, que tanto DAX como CAC, sugieren de manera contundente en el conjunto de mercado europeo.

Gisela Turazzini
Blackbird CEO