El mercado sigue muy atento a las noticias que vayan llegando sobre la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia. Se espera algún avance de la reunión de hoy entre Ucrania y Rusia para tratar de llegar a un alto el fuego, pero mientras siguen los bombardeos en Kiev y Jarkóv. 

Además del conflicto entre Ucrania y Rusia, en Estados Unidos otro foco de atención es la subida de tipos. Los inversores volvían a sentir cierto optimismo tras las palabras de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, que ha señalado que mantienen su calendario de subida de tipos. "Es posible que el escenario sea esa subida de 25 puntos básicos y no 50 puntos como se descontaba hace algunas semanas", explica Victoria Torre, de Singular Bank, que apunta también que Powell dio un mensaje de optimismo sobre el buen estado de salud de la economía estadounidense. 

Los bancos centrales tiene por delante la tarea de hacer frente a la elevada inflación, que ya no es transitoria (como decían en un principio los propios organismo monetarios) y que puede dañar la recuperación. Además, la inflación se va a ver de nuevo presionada por las subidas de precios que está provocando el alza del petróleo y el gas. 

Iberdrola y Endesa

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Según explica la experta, el conflicto de Ucrania seguirá presionando los precios de las materias primas, también de las alimentarias, lo que se va a traducir en mayores alzas del IPC. 

En el entorno energético, miramos hoy a Iberdrola y Endesa, que se enfrentan a esos planes del Gobierno, que prepara un 'hachazo' a ambas compañías con una enmienda en la Ley de Residuos para reactivar el polémico canon hidráulico. 

"Son dos compañías que nos parecen muy interesantes para tenerlas en cartera y además para tenerlas juntas, porque son dos compañías muy diferentes", dado que Endesa está más centrada en el mercado español e Iberdrola está más internacionalizada. "No es una buena noticia reavivar el debate sobre ese canon", cobrar por utilizar las presas hidráulicas. 

Si sigue adelante, el impacto podría ser de 1.200 millones para las compañías que utilicen las presas. No es buena noticia, señala Victoria Torre, pero habrá que esperar a ver si finalmente la medida sale adelante, porque ya se intentó en el pasado pero no se llegó a implementar.